El alemán Michael Schumacher, legendario piloto de Fórmula 1, cumple este viernes 51 años de edad y poco o nada se conoce sobre su estado de salud, tras un grave accidente sufrido hace poco más de seis años.

El siete veces campeón del "Gran Circo" continúa aferrado a la vida después del accidente padecido el 29 de diciembre de 2013, mientras practicaba esquí en los Alpes franceses y le provocó fuertes daños cerebrales y obligó al coma inducido.

"Michael Schumacher se encuentra con anestesia general y medicación para reducir al máximo todos los estímulos que ayuden a su cuidado y encaminen a aumentar el flujo de oxígeno a nivel cerebral", anunció el cuerpo médico aquel día una vez que "Schumi" fue ingresado al hospital de Grenoble.

Se agregó que el alemán se mantuvo con vida gracias a que portó el casco de seguridad, pero desde ese entonces se desconoce el estado real del heptacampeón de la máxima categoría del deporte motor.

Una vez que pudo mantenerse estable en Grenoble, en septiembre de 2014 el teutón fue trasladado a un hospital suizo y posteriormente a una casa en Ginebra para continuar con su recuperación, la cual se ha mantenido en silencio.

El misterio persistió en estos años, recién en noviembre pasado su esposa Corinna reiteró que la decisión de su marido es mantener todo en confidencialidad y dejó en claro que la salud del expiloto está en buenas manos.

"Pueden estar seguro de que está en las mejores manos posibles y de que estamos haciendo todo lo posible para ayudarlo. Por favor, entiende que estamos siguiendo los deseos de Michael de mantener confidencial un tema tan delicado como su salud", comentó Corinna.

Apenas se cumplieron los seis años del grave percance y el neurocirujano Nicola Acciari opinó sobre la situación del germano y lo que uno puede esperar tras luchar por su vida en estos últimos años.

"Imaginando la situación del campeón, seis años después del trauma, debemos imaginar a una persona muy diferente a la que recordamos en las pistas, con un estado que fue facilitado por la atención intensiva que tuvo, pero que siempre se refiere a un cuidado a largo plazo, no solo en la cama, sino con un marco orgánico, muscular y esquelético muy cambiado y deteriorado. Todo como consecuencia del trauma cerebral que sufrió", expresó.

Mientras el estado de salud del "Kaiser" se mantiene en vilo, hoy cumple 51 años de edad y sigue siendo el máximo ganador de la F1 con siete títulos y 91 victorias.

El 25 de noviembre de 2012 cumplió con su último Gran Premio en Brasil siendo integrante del equipo Mercedes Benz, que en la actualidad domina la F1 con el británico Lewis Hamilton, quien está al acecho de los récords del propio Schumacher.

El alemán siguió ligado a dicha escudería un tiempo más y el 29 de noviembre de 2013, un mes antes del trágico accidente, Mercedes Benz publicó la que fuera su última entrevista, en la que habló precisamente de su retiro de las pistas.

"La Fórmula 1 es sin duda lo más destacado del automovilismo y es genial conducir un automóvil... absolutamente sí y disfruté cuando he estado en Nurburgring manejando para divertirme un poco, pero hacerlo en serio, no. Estoy cansado de esto, no fue por eso (que se retiró)".

"Lo decidí porque Mercedes me dio la opción de continuar en el futuro y realmente no me gustó. Ha llegado a mí una nueva vida y eso es muy agradable. Quiero decir, incluso cuando volví después de la primera vez que me retiré, realmente no lo extrañé, porque tengo muchas otras cosas placenteras que hacer, así que tengo una buena vida", indicó "Schumi".

El exintegrante de los equipos Benetton y Ferrari protagonizó un primer retiro de la F1 en 2006, pero decidió regresar para la campaña 2010 con Mercedes hasta 2012 sin saber que un año más tarde fuera de los circuitos sufriría un grave accidente en la nieve que hasta en la actualidad mantiene en suspenso el estado de salud del legendario piloto.