Especial

A la recomendación de una película relacionada a una situación de prisión o aislamiento como “El Hoyo” la semana pasada le siguió otra, aunque de género y temática diferente como “Milagro en la Celda 7”.

Basada en la película coreana del mismo título, “Milagro en la Celda 7” es una producción turca que nos remonta al año de 1983 cuando conocemos a Memo (Aras Bulut Iynemli), un joven con discapacidad mental que se gana la vida como vendedor ambulante para el sustento del hogar que forma con su hija huérfana de madre Ova (Nisa Sofiya Aksongur) y su abuela Fatma (Celile Toyon Uysal). Sin embargo, no se vale de su discapacidad para tomar ventaja de circunstancias como la que se le presenta cuando después de que su hija ve a través de la vitrina de una tienda una mochila con la imagen de la caricatura japonesa de moda a nivel mundial en aquellos años de Heidi y al preguntar su precio le sale más cara de lo que suponía, prefiere esperar a juntar el dinero para comprarla a que se la rebajen por ser diferente.

El problema es que cuando por fin completa la cantidad la mochila acaba de ser vendida a un militar de alta jerarquía para su propia hija, y es precisamente esa mochila la que lo lleva a encontrarse con la hija del militar más adelante que lo involucra en un asesinato del que a pesar de ser inocente lo lleva a una prisión que gracias precisamente a sus buenos sentimientos llevan a ablandar la dureza de sus más temidos compañeros y cambiar las vidas de todos ellos … a pesar de que la horca lo espera por el crimen que no cometió.

En la últimas décadas, aunque las cinematografías tanto coreanas como turcas han descubierto al mundo talentos ganadores en Cannes de Boon Joon Ho (por “Parásitos”) a Nuri Bilge Ceylan (por “Sueño de Invierno”), entre otros, para muchos espectadores no muy relacionados al Séptimo Arte habían conocido historias de Corea del Sur o de Turquía a través de telenovelas que, o bien se han adaptado a la idiosincrasia mexicana como lo hizo el productor Juan Osorio con seriales como “Mi marido tiene familia” para Televisa, o bien se han adquirido por otras televisoras como TV Azteca para a falta de producir historias propias transmitir con no menos éxito seriales como “¿Qué culpa tiene Fatmagul”, entre otras.

Precisamente el director de una de las telenovelas turcas transmitidas por TV Azteca tras el éxito de “Fatmagul” como lo fue “Kuzey Guney” se llama Mehmet Ada Oztekin, y es por ello que “Milagro en la Celda 7” resulta ser un muy satisfactorio melodrama que cumple con el objetivo de manipular hasta las lágrimas a los espectadores que gusten de este género … pero se queda en el camino para quienes busquen una nueva propuesta estilística de alguno de los autores mencionados de Oriente como Joon Ho o Bilge Ceylan. Con esto no queremos demeritar el producto final y alentador que es “Milagro en la Celda 7”, sobre todo para los tiempos de adversidad que vivimos, pero es el equivalente chantajista de Hollywood con historias como “Rain Man” (Barry Levinson, 1988) o “Yo soy Sam” (Jessie Nelson, 2001).

 

Comentarios a: galindo.alfredo@gmail.com;

Twitter: @AlfredoGalindo

Alfredo Galindo

Columna: Cinelectronico

Productor, Director y Guinista de cine.

Columnista del periódico Vanguardia desde 1995, escribe sobre música, cine y televisión. Combina la pasión de escribir con la creación cinematográfica.