Niños y adolescentes se sumaron a esta "huelga" para pedir al Gobierno británico que declare una emergencia climática y tome medidas concretas para afrontar el problema.

Miles de escolares en varias ciudades británicas no acudieron hoy a clase para sumarse a una campaña que pide medidas para frenar el cambio climático.

Niños y adolescentes se sumaron a esta "huelga" para pedir al Gobierno británico que declare una emergencia climática y tome medidas concretas para afrontar el problema.

Miles de escolares se manifestaron en zonas céntricas de varias ciudades, entre ellas Londres, con pancartas que rezan "No al cambio climático", "Todavía podemos arreglar esto" o "Huelga de jóvenes”.

Al grito de "salvar nuestro planeta", los jóvenes se reunieron, en el caso de la capital británica, en la plaza del Parlamento.

Varios estudiantes participan en una manifestación organizada este viernes por "Youth Strike 4 Climate" (Jóvenes en huelga por el clima), en Londres (Reino Unido). Foto: EFE

Los organizadores del evento, a cargo de "Youth Strike 4 Climate" (Jóvenes en huelga por el clima), afirmaron que las manifestaciones de los escolares tuvieron lugar en más de 60 ciudades.

En Cambridge, se podían leer carteles como: "No hay planeta B" y "Cuando los niños se transformaron en adultos”.

Para un escolar de 10 años que dijo llamarse Zachary, que asistió a la protesta con su madre en Cambridge, el cambio climático es más importante que ir a clase y aseguró a la BBC que "la gente tiene que cambiar porque no queremos el mundo como está hoy. Queremos que la gente se dé cuenta (del problema)”.

Una estudiante con la cara pintada con parte del globo terrestre participa en una manifestación organizada este viernes por "Youth Strike 4 Climate" (Jóvenes en huelga por el clima), en Londres, Reino Unido. Foto: EFE

El Gobierno había indicado que cada escuela tenía libertad para decidir si dejaba que los niños no fueran a clase.

 

La secretaria británica de Energía, Claire Perry, dijo hoy que apoyaba esta iniciativa y que ella misma se hubiera sumado si se hubiera organizado hace cuarenta años.

 

"Estoy muy orgullosa de los jóvenes en el Reino Unido que están muy educados sobre este problema y sienten, con razón, que necesitamos tomar medidas porque es su generación la que tendrá que afrontar las consecuencias", añadió Perry a los medios.