Foto: Especial
Inspectores federales realizaron una visita de inspección para determinar posibles afectaciones ambientales en el lugar

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) atendió un derrame de 450 toneladas en la presa de jales de la empresa minera Saucito, dedicada a la extracción de oro, plata y plomo, en el municipio de Fresnillo, Zacatecas.

En un comunicado de prensa, la Profepa explicó que el percance se registró debido a la ruptura de una de las tuberías que conducen el material de la planta hacia los contenedores, afectando una extensión aproximada de 8 mil metros cuadrados de un terreno industrial y mil 600 metros cuadrados de una parcela aledaña a la planta.

Detalló que inspectores federales realizaron una visita de inspección para determinar posibles afectaciones ambientales en el lugar.

La mina entregó el aviso inmediato correspondiente, indicando que se tiene un 85 por ciento de avance en los trabajos de recuperación, y se estima finalizar en las próximas horas con la colecta del material tóxico vertido, por lo que se continuará con la limpieza a detalle de las zonas afectadas.

Salomón Rodríguez, delegado de la dependencia en Zacatecas, aseguró que se trata de una situación común que en este caso no tendría repercusiones mayores porque el material químico con el que labora en la presa no es considerado peligroso.  

La Profepa precisó que los hechos ocurrieron el pasado domingo 6 de diciembre en el Ejido Saucito del Poleo, cuando alrededor de las 07:00 horas se presentó el derrame en la presa de jales.

Agregó que se continuará dando seguimiento a este caso hasta haberse garantizado que se restauren las condiciones ambientales existentes antes del evento, de acuerdo con lo establecido en la legislación ambiental vigente.

Empresa niega que sea tóxico


A través de un comunicado de prensa, Minera Saucito sostuvo que el material vertido no es peligroso.

“Es importante destacar que los jales contienen principalmente roca molida, mezclada con agua, con pequeñísimas cantidades de mineral como galena, esfalerita, pirargirita, y poseen características físicas y químicas, diferentes a las que poseen en su forma metálica y no son peligrosos para la vida humana, la flora y la fauna que pudiera estar presente en la región.

Cabe señalar que el proceso de contención de jales está completamente controlado luego del imprevisto sin que ninguna persona, flora y fauna haya sido afectada”, afirmó la compañía en un boletín enviado a la redacción de VANGUARDIA. (Con información de Imagen Zacatecas y Staff)