Foto: Especial
Los menores eran violados por sacerdotes y empresarios. Estos hechos ocurrieron durante las décadas de 1960 y 1970, por lo que la gran parte de los abusadores ya están muertos

En Alemania, un investigación de la iglesia católica reveló que monjas “rentaron” a 175 niños huérfanos para que fueran abusados sexualmente por empresarios y sacerdotes.

Estos hechos ocurrieron durante las décadas de 1960 y 1970, por lo que la gran parte de los abusadores ya están muertos y no podrán responder por sus delitos.

El informe de la Arquidiócesis de Colonia se realizó luego que más de 15 víctimas exigieran una investigación sobre los abusos y la violencia sexual en la iglesia católica de Alemania.

El reporte de 560 páginas ha sido compartido por diversos medios internacionales, incluyendo The Daily Beast. En él, se nombran a varios prominentes empresarios y clérigos, que “rentaban” a los huérfanos a las monjas de un convento en Speyer.

A los niños, de entre 8 y 14 años de edad, se les obligaba a participar en orgías y eran violados por varios hombres. Al regresar al convento, eran castigados por las monjas. ¿La razón? Sus ropas se arrugaban o porque estaban manchadas de semen.

La Arquidiócesis de Colonia dijo a The Daily Beast que la razón por la que el informe no se publicó fue porque no explicaba completamente la metodología de la investigación.

Sin embargo el obispo Karl-Heinz Wiesmann, quien ahora dirige la arquidiócesis, dijo que el informe de abuso era “tan brutal” que sería demasiado impactante hacerlo público.

Es por eso que las víctimas han demandado a la iglesia por los actos de las monjas de la Orden de las Hermanas del Divino Redentor. Alegan que las monjas no permitían que fueran adoptados y preferían recibir dinero para permitir que fueran violados.

Los principales abusadores reportados en el informe ahora están muertos. Muchas de las víctimas han llegado a un acuerdo con la iglesia católica de Alemania para obtener una compensación económica lo que les ha prohibido unirse a la demanda.

La arquidiócesis de Colonia planea publicar un nuevo reporte, revisado, en marzo de este año, sobre este caso.