Expertos señalan que el programa ha sido poco transparente y carece de vigilancia. ESPECIAL
La Secretaría de la Función Pública ha recibido 56 quejas de Jóvenes Construyendo el Futuro

CDMX.- La Secretaría de la Función Pública (SFP) ha recibido 56 quejas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro en el último año, de las cuales 30% son acusaciones contra funcionarios por cobrar sobornos.

La SFP recibió 56 quejas del programa insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador para los jóvenes que no estudian ni trabajan, entre julio de 2019 y el mismo mes de 2020, de acuerdo con la solicitud de información 0002700208220 respondida en agosto por la dependencia.

De las 56 reclamaciones, 32% se cerró por falta de elementos para sostener  el señalamiento y 66% sigue en investigación. El programa ha sido poco transparente y carece de vigilancia, coincidieron expertos. En julio de 2019, en el primer año de lanzamiento, el subsecretario de Trabajo y Previsión Social (STPS), Horacio Duarte, acusó que las quejas sumaban 5 mil  en el primer semestre de  operación.

En otra solicitud realizada a la secretaría, con número 0001400101320, la dependencia negó que refiere que no es su atribución contabilizar estas irregularidades, e invita a denunciar ante  la Fiscalía General de la República o la SFP.

“El programa tiene una perversidad por los dos lados. Un empresario puede buscar jóvenes para atraerlos y cobrarles, o incluso los jóvenes mismos a cambio de que simplemente los den de alta, como el programa tiene una vigilancia muy pobre”, consideró Miguel Székely Pardo, director del Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES).

El año pasado, una revisión del programa realizada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) en la Ciudad de México encontró que de 6 mil 449 centros de trabajo, únicamente 763 fueron localizados y 413 contaban con becarios.

“No había una exigencia de que las empresas sean formalmente constituidas. Incluso cuando salieron las reglas  la capacitación podía no ser con una empresa, sino con una persona física”, expuso Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral en el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

A mediados de julio, la secretaria Luisa María Alcalde refirió que las inscripciones a Jóvenes Construyendo el Futuro ya habían sido cerrada, al alcanzar un millón 500 mil inscritos.

Al corte del 15 de julio, parte del padrón que había arrancado en 2019 y en lo que iba de 2020 sumaba un millón 435 mil jóvenes beneficiarios, en tanto que el resto eran los más recientes inscritos, quienes aún no recibían su primera transferencia de 3 mil 748 pesos mensuales. De acuerdo con una encuesta aplicada a  420 mil 741 jóvenes que ya terminaron el programa, sólo 22% había sido contratado por el centro donde se capacitó.