Foto: Tomada de Internet
Legisladores del PAN, PRD y PRI dijeron que se trata de una campaña política, con miras a la elección federal intermedia, y una reelección

CIUDAD DE MÉXICO.- La reforma constitucional materia de consulta popular y revocación de mandato promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el propósito de que Morena permanezca en el poder, coincidieron senadores y líderes parlamentarios de las fracciones de oposición en el Senado.

Para el líder de la bancada del PAN, Mauricio Kuri, la iniciativa tiene como objetivo que el presidente de la República esté en las boletas en las elecciones intermedias del 2021, cuando serán votados todos diputados federales, 13 gubernaturas y miles de ayuntamientos.

“Estamos convencidos que el espíritu de esta ley solamente tiene una idea de que Morena permanezca en el poder. Vamos a revisar la minuta, vamos a revisar en qué sentido viene, pero por supuesto, de entrada no podemos pensar en una forma inocente, que no se está previniendo que el Presidente de la República quiere estar en la boleta del 2021 y eso por supuesto no conviene, ni es ético, ni es una cuestión equitativa para los demás partidos”, dijo.

Para el senador del PRI, Manuel Añorve, presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, la iniciativa es un intento obviamente de reelección.

“Está cubierto la revocación de mandato en un engaño a la población, porque lo que se tiene como intención es aparecer en la boleta y obviamente posteriormente buscar la reelección presidencial. O sea, si él tuviera intención de ir a la revocación de mandato, pues no apareciera, no debe de aparecer en la boleta en el 21.

“El grupo parlamentario del PRI por supuesto que no va a apoyar lo que llegue como minuta de Cámara de Diputados, porque allá en Cámara Diputados ellos tienen mayoría calificada, pero nuestra postura es no a la reelección presidencial”, afirmó.

Para el coordinador del grupo parlamentario del PRD, Miguel Ángel Mancera, la reforma constitucional materia de consulta popular y revocación de mandato podría ser más una campaña política que un ejercicio de revocación.

“Es importante regular este ejercicio de la revocación de mandato, no estamos en contra, simple y sencillamente que sea a petición de la población, que no sea a capricho de ninguna de las autoridades que se mencionan, sino que sea a petición de la población; y dos, que no se empate con el proceso electoral a fin de que no se contamine.

“Son los dos puntos torales que hemos marcado y que vamos a seguir defendiendo aquí en el Senado de la República, me parece que en eso hay un consenso de los grupos, porque si no, lo que podría ser sería una campaña política más que un ejercicio de revocación. Que por cierto, hay que insistir en que las consultas se hagan con apego a la Constitución, que es parte de todo este paquete”, dijo.

Más temprano, Marko Cortes consideró que la iniciativa que votarán este jueves en la Cámara de Diputados sobre la revocación de mandato busca "poner nuevamente en campaña al presidente y con ello apoyar a todos los candidatos de su partido en las elecciones intermedias, algo que ni el PRI hizo".

Ante ello, propuso que se realice en el cuarto año de Gobierno a petición de la sociedad y no del gobierno en turno e insistió que las iniciativas son rechazadas por su partido pues no "hay cambios de fondo", escribió en su cuenta de Twitter.

Cortés Mendoza agregó que creen que el número de ciudadanos que deben participar en una consulta popular "no debe disminuir" sino fortalecerse.

Este jueves se pondrá a votación en el pleno los dictámenes de las reformas constitucionales para regular las consultas populares y establecer la revocación de mandato.

En noviembre pasado, estas reformas se aprobaron en la Comisión de Puntos Constitucionales, pero las bancadas del PRI, PAN y MC se levantaron de la mesa y abandonaron la sesión antes de la votación; el PRD continuó en la sesión pero votó en contra.

La oposición rechaza el dictamen sobre la consulta popular, porque reduce de dos a uno por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal electoral como requisito para convocar a una consulta ciudadana; y no comparte introducir la revocación de mandato, porque se propone que se realice el mismo día de la jornada electoral federal -en 2021-, en la que se elijan diputados federales.

El dictamen establece que la consulta o consultas populares se realizarán una vez al año, el primer domingo de julio y será organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE).

El dictamen, avalado en lo particular y general, establece que no podrán ser objeto de consulta popular la restricción de los derechos humanos reconocidos por la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte, ni las garantías para su protección.

Tampoco los principios consagrados en el artículo 40 de la misma; la materia electoral; las tasas impositivas, sus bases y los montos del financiamiento público; la seguridad nacional y la organización, funcionamiento y disciplina de las Fuerzas Armadas, salvo las excepciones determinadas en la ley.