Treinta y cinco personas murieron y otras 33 resultaron heridas en varios atentados suicidas contra dos ciudades de Irak reivindicados por la milicia terrorista Estado Islámico (EI)

Los ataques, cometidos la noche del viernes, iban dirigidos contra puestos de control de la capital, Bagdad, y de la ciudad de Basora, ubicada en el sur del país.

El grupo terrorista EI reivindicó la autoría de los cuatro ataques en comunicados online.

En los últimos meses, el EI aumentó sus ataques en distintos puntos de Irak, en medio de la campaña del Ejércitio iraquí -apoyado por Estados Unidos- para expulsar a los yihadistas de Mosul, su principal bastión en el país.

Las fuerzas iraquíes lanzaron a mediados de febrero una gran ofensiva para recuperar el oeste de Mosul, tras haber arrebatado al EI la parte este de la ciudad. En las últimas semanas, el Ejército recuperó varios barrios del oeste de Mosul, acorralando a los combatientes del EI en pequeñas zonas de la ciudad.

Con Información de DPA