1. El Gobierno Federal, mediante “consulta popular” realizada del 25 al 28 de octubre, canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM).

2. El 29 de octubre el dólar rebasó los 20 pesos. La Bolsa Mexicana de Valores reportó pérdidas por más del 4 por ciento. Los bonos de los inversionistas se depreciaron y las agencias calificadoras bajaron su calificación a 30 años, dejándolos a un escalón de ser basura de alto riesgo.

3. El 2 de diciembre la Secretaría de Hacienda anunció que la construcción del NAIM continuará mientras se negocia la recompra de bonos con un tercio de sus tenedores. La estrategia es evitar demandas en los tribunales de Nueva York por cancelar la obra.

4. La misma Secretaría está utilizando mil 800 millones de dólares de dinero público –de nuestros impuestos– para recomprar el 30 por ciento de los bonos por 90 dólares de cada 100 invertidos.

5. El 6 de diciembre los propietarios del 50 por ciento de estos bonos rechazaron la oferta de recompra del Gobierno Federal. La razón de su rechazo es la pérdida de confianza en el gobierno actual; por lo cual, demandan mantener la recompra por 90 dólares pero del 100 por ciento de los tenedores de bonos (no sólo del 30 por ciento), y agregar una garantía explícita de honrar la deuda. La Secretaría de Hacienda no ha definido qué hará con el 70 por ciento restante de los inversionistas.

6. En caso afirmativo, comprados los bonos no servirán de nada.

7. En caso negativo, los inversionistas demandarán al gobierno mexicano por haber incumplido el contrato y exigirán pago inmediato de la totalidad de los bonos.

8. Para evitarlo, la SHCP debe obtener –mediante incentivos extraordinarios– “la aceptación del 50 por ciento más 1 por ciento de los tenedores de bonos”.

9. Más allá de cualquier acuerdo, la prima de riesgo que los inversionistas aplicarán a México será más elevada. Cualquier préstamo/bono futuro tendrá una tasa de interés más alta.

10. “El presupuesto del 2019 y los subsecuentes tendrán que ajustarse para pagar intereses más elevados; por lo cual habrá menores recursos para todos los programas”.

@Canekvin