La Justicia de Namibia negó la petición del mexicano Guillermo Delgado y su marido, Phillip Lühl, de origen namibio, para que el Gobierno permita a sus bebés gemelas, que fueron concebidas a través de un vientre de alquiler en Sudáfrica, puedan entrar en el país.

La Justicia namibia denegó la petición del mexicano Guillermo Delgado y su marido, Phillip Lühl, de origen namibio, para que el Gobierno de la nación austral africana, donde residen, permita a sus bebés gemelas, concebidas por vientre de alquiler en la vecina Sudáfrica, puedan entrar en el país.

Según detalló a Efe Delgado, en conversación telefónica desde Windhoek, la pareja ve "decepcionante" el veredicto del juez namibio Thomas Masuku, quien falló en su contra al pronunciarse este lunes sobre la reclamación de urgencia interpuesta por el matrimonio para que Namibia dé permiso de entrada a las pequeñas.

Pese a que Delgado y Lühl (quien permanece en Sudáfrica con las gemelas Paula y Maya desde su nacimiento, en marzo) eran optimistas respecto al trámite para poder reunir finalmente a toda la familia, el magistrado namibio alegó que un veredicto contradiciendo al Estado supondría una "extralimitación judicial".

"Es una sorpresa y es una decepción, francamente", manifestó Delgado, quien espera en Windhoek con el otro hijo de la pareja, Yona, nacido también en Sudáfrica mediante gestación subrogada en 2017.

"El juez tenía el privilegio o el poder de decidir, pero no lo hizo", agregó este arquitecto mexicano.

Delgado opina que, pese a las buenas expectativas de la pareja y del activismo LGTBI (lesbianas, gais, trans, bisexuales, intersexuales) de Namibia, que les ha apoyado en esta lucha, la decisión judicial está "en línea" con la posición del Gobierno de "no hacer ninguna concesión" a los derechos de este colectivo.

 

SIN OPCIONES CERCANAS PARA VOLVER A ESTAR JUNTOS

 

La pareja aún no ha decidido los próximos pasos a seguir en su lucha por reunir a la familia. Tienen la opción de apelar, pero temen que el proceso, tramitado como petición urgente, se demore al dilucidarse al causa entre distintos tribunales namibios mientras ellos permanecen separados.

"Estamos decidiendo nosotros, el destino de nuestra familia, pero también el movimiento. Hay una movilización muy interesante que se ha creado aquí en Namibia, ha ganado ímpetu con nuestro caso y eso también es importante para nosotros", destacó Delgado.

"La prioridad es nuestra familia y tratar de reunirnos, pero el movimiento ha sido excelente en la forma de apoyarnos y queremos ver la forma de que eso pueda continuar", completó.

Phillip Lühl con las recién nacidas en Sudáfrica, en Johannesburgo (Sudáfrica). La Justicia namibia negó la petición del mexicano Guillermo Delgado y su marido, Phillip Lühl para que el Gobierno permita a sus bebés puedan entrar en el país. Foto: EFE

Delgado y Lühl, ambos arquitectos que trabajan en la Universidad Namibia de Ciencia y Technology (NUST, por sus siglas en inglés), son matrimonio desde que se casaron en Sudáfrica en 2014.

En Namibia no pueden hacerlo, ya que esta nación, aunque no persigue la homosexualidad en la práctica, tampoco persigue la discriminación contra la comunidad LGTBI, ni reconoce derechos como las uniones legales entre personas del mismo sexo.

En 2017, la pareja tuvo a Yona y, desde entonces, la familia tiene una causa abierta contra el Estado para que se les reconozca la paternidad.

En el caso de Yona, Namibia sí concedió un permiso de viaje al pequeño, basado en la documentación oficial sudafricana sobre su nacimiento y paternidad, y todos pudieron regresar a su hogar de Windhoek.

Para las gemelas Paula y Maya, sin embargo, las autoridades se niegan a concederles la entrada y justifican la decisión en que el proceso sobre la paternidad de Yona aún está en desarrollo.

De esta manera, Lühl, que acudió a Sudáfrica por el nacimiento de las niñas, no puede regresar a su país, ni Delgado puede salir de Namibia con Yona por el riesgo a no poder volver a entrar a la nación donde fijó la residencia con su pareja hace once años.