El noreste de Estados Unidos que actualmente vive un período clave en la lucha contra la pandemia de COVID-19 ahora esta pelea se ve afectada por caída de nieve días después del inicio de la campaña de vacunación en Estados Unidos.

La nieve continuó cayendo hoy en el noreste de Estados Unidos durante un período clave en la lucha contra la pandemia de coronavirus: días después del inicio de la campaña de vacunación y en medio de una oleada de contagios que ha llevado a muchas personas a hacerse pruebas diagnósticas.

La nieve cayó desde el miércoles sobre una franja que fue del norte de Virginia a partes de Nueva Inglaterra. Continuó hacia el norte hasta la noche y la tormenta estaba a punto de dejar caer hasta 2 pies (60 centímetros) de nieve en algunos lugares.

Una niña y su madre caminan a través de una tormenta de nieve en el barrio del Bronx de Nueva York. Foto: AP

Las autoridades dijeron que no esperaban que la inminente llegada del invierno interrumpa la distribución de vacunas, que comenzó el lunes para los trabajadores médicos.

Se ven gorriones jugando en la nieve mientras un hombre camina por la nieve cerca de Washington Square Park después de que una tormenta de nieve Nor'Easter azotara Nueva York, Nueva York. Foto: EFE

El secretario de Salud, Alex Azar, afirmó el miércoles que el gobierno está monitoreando los envíos de vacunas con precisión y que cuenta con personal para recibirlas. Dijo creer que las empresas que las transportan podrán sortear bien la tormenta.

Un taxi de la ciudad de Nueva York pasa por el arco de Washington Square en Washington Square Park después de que una tormenta de nieve de Nor'Easter azotara Nueva York, Nueva York. Foto: EFE

Hablamos de FedEx, de UPS Express Shipping. Ellos saben cómo lidiar con la nieve y el mal tiempo. Pero estamos en eso y seguimos”, expresó Azar al programa “Fox & Friends” del canal Fox News.

Un trabajador limpia la nieve de un sendero en Nueva York. Foto: EFE

El Servicio Nacional de Meteorología dijo el miércoles que la tormenta traería “una sobreabundancia de peligros desde el centro de la costa en el Atlántico al noreste”, incluida lluvia helada y hielo en el Atlántico medio, nevadas intensas en el área de la ciudad de Nueva York y el sur de Nueva Inglaterra, fuertes vientos e inundaciones costeras, e incluso posibles tormentas eléctricas y tornados en la costa de Carolina del Norte.