Yan Cheng. Foto: Especial
El padre alertó a los servicios sociales que su hijo discapacitado se había quedado solo en casa, su cuenta social en Weibo ha sido cerrada por las autoridades chinas

Un chico chino de 17 años con parálisis cerebral ha muerto solo en casa después que su padre y su hermano fueran ingresados en cuarentena ante la sospecha de que tuvieran coronavirus.

Yan Cheng vivía con su padre y su hermano de once años en Wuhan, la zona cero del coronavirus. El pasado 24 de enero fueron ingresados y aislados ante las sospechas que podrían tener el virus letal que ya ha causado la muerte de 493 personas y más de 24.500 infectados.

Foto: Especial

El chico, que tenía una parálisis cerebral, se quedó solo en casa, según ha publicado el periódico Newsweek.

El padre fue trasladado a un hospital de la ciudad de Huahe, a más de 150 kilómetros de Wuhan, y avisó a los servicios sociales que su hijo con dependencia se había quedado solo en casa sin recibir ninguna asistencia.

Mientras él y su hermano estaban en cuarentena, Yan Cheng sólo recibió alimentos dos días, tal y como explica su padre en la red social china Weibo. El pasado miércoles, seis después de que ingresaran, el chico de 17 años murió.

Foto: Especial

El padre recibió la noticia en el hospital, le contaron que su hijo había muerto por causas que no estaban del todo claras.

Mientras las autoridades han abierto una investigación para determinar los motivos de la muerte del chico, la cuenta del padre en Weibo ha sido cancelada.

Foto: Especial

Yan Cheng sufría una parálisis cerebral que le impedía mover su cuerpo, no podía hablar y, por descontado, tampoco se podía valer por sí mismo. 

A pesar del aviso de su padre, el chico estuvo seis días solo en casa "sin que nadie lo bañara, le cambiara la ropa o le diera comida y bebida", explicó el padre.