Foto: Especial
Amie Collier no lograr superar la depresión que tenía. “Lo peor que alguien puede decirte es anímate y deja de estar triste, porque de verdad quieres parar, pero no puedes hacerlo”, manifestó en un video de despedida

Una madre de familia envió un video de ocho minutos a su pareja, en el que explicaba como la depresión la estaba llevando a tomar tan drástica decisión. Esto sucedió en Inglaterra.

Amie dijo entre lágrimas que sentía que era una "mala madre” y que Anthony Clay, su esposo no lograría entender por lo que estaba pasando, pero que ya había tomado una decisión y no había marcha atrás.

“Por favor, perdóname por dejar a mis hijos, diles que los amo, pero la cabeza de mamá se puso triste”, se escucha en el video.

El esposo de la mujer, se encontraba de paseo con la hija menor de la pareja cuando Collier decidió quitarse la vida pues ella misma, le había sugerido que llevara a pasear a la niña para que pudiera descansar.

Aparentaba ser feliz. Foto: Especial

Y así lo hizo; sin embargo, el video de despedida lo hizo volver lo más pronto posible a casa, pero ya era muy tarde, Amie estaba colgada en el techo del patio trasero. Al verla, él llamó a urgencias y mientras los paramédicos estaban en camino, el aplicó RCP lo cuál le dio unos minutos para que llegara al hospital con vida; sin embargo, a los seis días Amie Collier falleció.

Durante la investigación, el forense pidió al esposo volver a ver el video y esta vez el marine decidió escucharlo por completo.

“No creo que puedas entender lo que es la depresión. Lo he intentado todo, pero no desaparece. Lo peor que alguien puede decirte es anímate y deja de estar triste, porque de verdad quieres parar, pero no puedes hacerlo”, manifiesta Amie en el video.

Foto: Especial

Minutos más adelante, también se escucha que Amie señala que no sabe en qué momento comenzó a sentirse mal, pero pide que cuiden de sus hijos y su madre.

“No sé de dónde viene el demonio, no sé dónde comenzó, solo sé que es un caso lamentable. Simplemente amo mucho a los niños y solo quiero que lo sepan. Cuida de mi madre”, sentenció la mujer.

Cuando los oficiales supieron que Amie había acudido a un especialista, lo llamaron para que rinda su manifestación y lo que él les dijo fue algo revelador.

Amie no había podido superar la muerte de su padrastro, pues con él había crecido y pese a que quiso visitar a su padre en Francia, no tenía el mismo vínculo que con el difunto. Motivo por el cual se había sumergido en un cuadro de depresión y ansiedad.