Foto: Especial
"Es necesario saber que si no se pone un alto, la violencia crecerá, habrá conductas cada vez más violentas que pueden terminar en un feminicidio”, aseguró Leticia Charles Uribe

Saltillo, Coahuila.- Seis de cada diez mujeres que sufren violencia en una relación sentimental y acuden a los diferentes Centros de Justicia y Empoderamiento de las Mujeres en Coahuila no denuncian a su agresor legalmente.

“Estamos hablando de que un 60 por ciento no pone una denuncia en contra de su agresor, porque es difícil que tomen una decisión cuando se encuentran involucrados sentimientos.

"Pero es necesario saber que si no se pone un alto, la violencia crecerá, habrá conductas cada vez más violentas que pueden terminar en un feminicidio”, aseguró Leticia Charles Uribe, titular del centro en Saltillo.

Señaló que pese a la violencia que refieren las víctimas, siendo la principal una combinación de la violencia física y psicológica, no siempre deciden denunciar, solamente acudir a su cita de terapia, pues incluso la violencia está tan normalizada, que las mujeres refieren que “su deseo era que sólo cesara la violencia”.

Sin embargo, es difícil que se erradique del todo y peor aún regresen con su agresor, por eso es importante la intervención de especialistas tanto como para ellas como para el generador de violencia, agregó, pues además, si no es denunciado, quizá ya no violente a esta pareja, pero lo hará con la siguiente que haga su novia o esposa, explicó Charles Uribe.

En lo que va de este 2021, se han recibido a más de 3 mil 700 mujeres que ha acudido por primera vez, el mayor número de mujeres corresponde a Saltillo con alrededor mil 300 nuevos casos, seguido del municipio de Torreón y Frontera.

Mujeres que demandan alguno de los servicios como atención psicológica, asesoría jurídica para iniciar un divorcio, solicitar una pensión alimenticia o reconocimiento de paternidad, así como guardia y custodia.

Sin embargo, también acuden quienes han sufrido violencia y maltrato durante su relación, por lo que son canalizadas al Ministerio Público para presentar una denuncia en materia penal, pues aunque la violencia familiar se persigue de oficio, se requiere de una denuncia para la detención del agresor, aunque sólo el 40 por ciento deciden denunciar.