En Europa se comercializa contra la filariasis linfática y la sarna. En Australia se recomienda para el tratamiento de la sarna costrosa severa. ESPECIAL
¿Para qué sirve? En EEUU la Ivermectina se utiliza contra el Strongyloides stercoralis, un parásito intestinal capaz de causar una enfermedad sistémica grave

Debido al reciente aumento en la demanda de la Ivermectina, como un fármaco al que se está recurriendo para el tratamiento del COVID-19, personal del sector salud es tajante al explicar que hasta el momento no está comprobada su efectividad contra el SARS-COv 2. Al respecto, el médico saltillense Enrique Rodríguez del Río, dijo: “No está comprobado que sea efectivo realmente contra el virus.

Hay gente que lo está usando, pero la verdad no funciona. Según los epidemiólogos, no funciona”. En tanto, su uso no es recomendable más allá de las propiedades para las que se ha verificado que es eficaz la Ivermectina.

 

Para el uso humano se debe adquirir bajo receta médica en el combate a algunos gusanos parásitos, así como para el tratamiento de parásitos externos como piojos y condiciones de la piel como la rosácea. Aunque la evaluación de la ivermectina frente al virus continúa bajo estudios clínicos aleatorizados, la Organización Mundial de la Salud enfatiza en que ya se excluyó a dicho fármaco del estudio “Solidarity”, y con ello, un esfuerzo para encontrar un tratamiento efectivo para COVID-19.

 Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), también emitió una alerta especificando que aunque existen usos certificados para la Ivermectina en personas y animales, no está aprobada para la prevención o el tratamiento virus.