Considera Hootsen, del CPJ, que las descalificaciones sirven para desviar la atención a falta de resultados. ESPECIAL
El defensor consideró que las descalificaciones del Presidente contra los integrantes de la prensa son parte de una estrategia de comunicación política que sirve para desviar la atención

CDMX.- El clima político en México no favorece la libertad de expresión porque el presidente Andrés Manuel López Obrador y otros funcionarios públicos descalifican constantemente a los medios de comunicación, lamentó Jan-Albert Hootsen, representante en nuestro país del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

El defensor consideró que las descalificaciones del Presidente contra los integrantes de la prensa son parte de una estrategia de comunicación política que sirve para desviar la atención de la falta de resultados de la administración pública federal.

Hootsen no dudó en señalar que el Gobierno Federal ha concentrado sus esfuerzos en fortalecer su proyecto político —la Cuarta Transformación y el combate a la corrupción— a costa de no garantizar la libertad de expresión, situación que pone en vulnerabilidad a los profesionales de la comunicación, que ya de por sí enfrentan altos niveles de violencia e impunidad.

El representante del Comité para la Protección de los Periodistas también se mostró preocupado porque el mismo discurso del Ejecutivo federal —quien ha llamado a los periodistas “prensa fifí”, “adversarios” o “conservadores”— ha sido reproducido por funcionarios estatales y municipales, quienes buscan ganar capital político a través de los insultos a los medios de comunicación y reporteros.

Jan-Albert Hootsen advirtió que durante 2019 y 2020 México ha sido considerado por el Comité para la Protección de los Periodistas como el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo y no hay indicios de que eso vaya a cambiar en el futuro próximo.