Archivo
En el refugio Luz y Esperanza buscan que los mismos cuidados deben ser también realizados de parte del padre de los menores.

El Día de las Madres no es conmemorado para las mujeres víctimas de violencia en el refugio Luz y Esperanza, debido a que consideran que ese día únicamente victimiza y fortalece los roles tradicionales de las madres. 

Rosa María Salazar Rivera, directora de la asociación, argumentó que el motivo es porque buscan que los mismos cuidados deben ser también realizados de parte del padre de los menores. 

“No hacemos nada el día de las madres porque ese día surge en un contexto social donde lo que se busca en el día de la mamá es reconocer esa parte hogareña de la mamá, ese rol de cuidado y atención, hasta de victimización hasta las mujeres porque se relaciona con las madres abnegadas”, expuso. 

Sin embargo, Salazar Rivera reconoció que eso no significa que no se fortalezca ese punto en las mujeres que atienden en el refugio que son víctimas de violencia, sino que fomentan en ellas el mismo grado de responsabilidad que tienen como madres de familia, para cuidar a sus hijos, atenderlos, guiarlos, educarlos y para que cumplan con lo necesario, para que también lo tengan los padres de los menores. 

“En el refugio les enseñamos a las mujeres que la misma responsabilidad de cuidado que tiene la mamá, la tiene el papá de los menores. Por lo que no debe hacer madre abnegada, y no debe estar sujeta a un rol en el que tiene que dar todo de ella para los demás”.