Foto: Vanguardia/Efrén Maldonado
Los vecinos de Nuevo Mirasierra se mostraron consternados por el hecho

No todos los vecinos trataban a Rodolfo Peña Palomo, quien asesinó a su hijo de ocho años y luego se quitó la vida, pero hubo alguien que sí pudo decir algo de este padre de familia. Francisco Martínez aseveró que en ocasiones se juntaban, incluso hasta echaban unas cervezas, pero nunca contaba a fondo sus problemas.

“Tenía un puesto de lotería en los mercados, luego anduvo de albañil también, pero últimamente anduvo en una fábrica. 

Nunca lo escuchamos discutir con su pareja, ahorita nos avisaron y se nos hizo extraño, a lo mejor tenía problemas con la señora, pero nunca con los niños”.

“Nomás supimos que se separaron, sólo dijo que se había separado y que la mujer se había ido, nomás nos comentamos, pero no sé la verdad qué pasaría”, agregó.

También aseguró que Rodolfo veía cada fin de semana a su hijo, pero la familia nunca expuso los problemas a tal grado de que los vecinos se enteraran de la situación, tampoco llegaron a ver a los niños dañados o traumados por peleas de sus padres.