ESTIMADA ANA:

Soy un joven que atraviesa por momentos muy complicados. El semestre pasado reprobé algunas materias en la universidad. Cuando terminó el semestre me dieron los resultados fue una noticia que me dejó muy mal.

Casi no duermo, me siento derrotado, fracasado y no solo profesionalmente sino también moralmente pues siento que les fallé a mis papás y lo peor es que he estado mintiéndoles todas estas semanas, pues no saben nada todavía.

Ellos tenían sus esperanzas puestas en mi y ahora me duele lastimarlos. Estoy abrumado, no sé qué será de mi vida y no sé qué hacer. A veces pienso que no soy capaz para estudiar, me he dado cuenta que no soy bueno para las matemáticas y tengo muchas dudas sobre el siguiente semestre.

Éste ya es mi cuarto semestre en ingeniería y entre más pasa el tiempo, peor me va en las calificaciones, pienso que he estado perdiendo el tiempo y no sé qué rumbo llevo, en realidad ni siquiera estoy seguro de tener claros mis metas y objetivos.

Ya me había sucedido en segundo semestre y cuando eso pasó mis papás me apoyaron al máximo y yo les prometí que no volvería a suceder, pero ahora me doy cuenta que no cumplí mi promesa y nuevamente reprobé.

Me da pena acercarme a mis papás, no sé de qué manera abordar nuevamente el mismo tema, no sé cómo van a reaccionar si van a tomar medidas más extremas o si no les importará, que la verdad lo dudo. 

Manuel
 
ESTIMADO MANUEL:

Es completamente natural experimentar se tipo de sentimientos después de un fracaso académico, pues es algo a lo que has invertido tiempo, esfuerzo y dinero también, algo en lo que has puesto tus ilusiones y que por diferentes circunstancias es imposible lograr.

Es normal también que te sientas confundido, decepcionado, desorientado y con dudas si seguir o abandonar todo de una vez por todas. Precisamente esto es algo que debes de replantearte de nuevo, pensar en frío que si has llegado hasta allí quizá es porque no todo está perdido.

Y a pesar de que es claro que debes de poner esfuerzo extra a tus estudios, reprobar algunas materias en determinado semestre es solo un aviso de que algo estás haciendo mal y que debes de corregir.

Analiza tus métodos de estudio, nivel de concentración, horas dedicadas a cada materia, prioridades en tu vida personal comparadas con las de tu vida académica, etc. No todo está perdido, pero evidentemente tienes que hacer algunos cambios y estos tienen que ser lo más pronto posible, pues en unos cuantos días las clases iniciarán de nuevo.

¿Ya intentaste tomar algunos cursos o talleres de las materias en las que te ha sido complicado cumplir con los objetivos? Quizá sea conveniente que investigues qué puedes hacer por tu parte para que el inicio del próximo semestre sea más llevadero.

Por otra parte, se que resulta complicado hablar con tus papás porque crees que pueden decepcionarse, pero lo único que te digo es que de nadie más recibirás un apoyo tan sincero e incondicional que como el de ellos. Te podría asegurar que cuando ellos vean tus preocupaciones pero a la vez las ganas que tienes de salir adelante, se mostrarán solidarios y te brindarán su apoyo.

No pierdas el entusiasmo por los estudios porque aunque parezca una frase trillada, el estudio es lo que te abrirá puertas en un futuro, podrás desempeñarte sin problema en el área que más te guste y además, te pagarán por ello. ¡Ánimo!

ANA