Unas 500 personas huyen de la violencia en su país y recorrerán miles de kilómetros para realizar el sueño americano

AGUA CALIENTE, HONDURAS.- Medio millar de hondureños que salió el lunes de su país cruzó hoy la frontera con Guatemala, y tiene previsto continuar hasta México e intentar llegar a Estados Unidos.

Los migrantes hondureños, entre ellos varios menores de edad, pasaron este martes el punto fronterizo de Agua Caliente y se dirigen hacia Esquipulas.

Tras varias horas varados en el punto fronterizo, que era resguardado por policías hondureños, los migrantes empezaron a caminar y se adentraron en territorio guatemalteco.

A pocos kilómetros del punto fronterizo, los migrantes fueron retenidos por agentes de la Policía Nacional Civil de Guatemala, según imágenes divulgadas por la televisión hondureña.

Las autoridades hondureñas han extremado las medidas de control migratorio en Agua Caliente, donde han sido retenidos al menos 60 menores.

El lunes, alrededor de un millar de hondureños, divididos en dos grupos entre los que hay hombres, mujeres y niños, salieron desde la ciudad de San Pedro Sula, al norte de Honduras, con la idea de llegar a México y después a Estados Unidos.

El primer grupo es el que ya llegó a Guatemala, mientras que el segundo se encuentra atravesando Honduras.

Todos aducen que abandonan su país por razones de seguridad y la busca de mejores condiciones de vida.

La Policía de Guatemala había informado que interceptó un grupo de 62 hondureños en el departamento oriental de Chiquimula que había ingresado "sin el permiso respectivo" a territorio guatemalteco, por lo que fueron regresados a la frontera.

En un comunicado de prensa, la Policía de Guatemala aseguró que esta medida fue en respuesta al "Dispositivo de seguridad de desplazamiento y retorno de migrantes centroamericanos en territorio guatemalteco", un plan en el que participan diversas entidades como Protección Civil, Cancillería y los ministerios de Gobernación y Salud.