Foto: AP
Tedros añadió que "las vacunas ayudarán a terminar con la pandemia, pero los efectos del COVID-19 se sentirán en los años venideros"

La nueva cepa del coronavirus descubierta en Reino Unido "no está fuera de control", afirmaron hoy los representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes han pedido que se sigan aplicando las medidas sanitarias en todo el planeta, las cuales han demostrado ser eficaces ante la pandemia del COVID-19. 

Desde la OMS han llamado a la calma no solamente por la mutación detectada en Reino Unido, también por otra variante reportada en Sudáfrica

"Hemos registrado un R0 (tasa de reproducción del virus) mucho más elevada que 1.5 en diferentes momentos de esta pandemia, y lo hemos controlado. 

"Esta situación, en ese sentido, no está fuera de control", declaró el responsable de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan, en conferencia de prensa. Sus declaraciones se hacían eco a las del ministro de Salud británico, Matt Hancock, que ayer aseguró que "la nueva cepa del coronavirus estaba fuera de control". 

"Ciencia y gobiernos están siendo muy cautos ante estas nuevas mutaciones, pero a estas alturas no hay evidencias de que cambien la gravedad de la enfermedad o la eficacia de diagnósticos y vacunas", dijo Ryan. 

Las autoridades británicas han informado a la OMS que "no creen que esto tenga algún impacto en la vacuna", dijo la responsable de la célula técnica contra el COVID-19 en la organización, Maria Van Kerkhove, en la conferencia de prensa de hoy en Ginebra

La especialista confirmó que la nueva cepa se transmitiría más fácilmente, lo que explica que en el Reino Unido la tasa de reproducción del virus (cuántas personas son contaminadas por cada infectado) haya pasado de 1.1 a 1.5 coincidiendo con la propagación de esta variante. 

Ryan estimó el lunes que "aunque el virus se ha vuelto un poco más eficaz en términos de propagación, se puede detener (...) Las actuales medidas son las buenas. Debemos continuar haciendo lo que hemos hecho" hasta ahora, afirmó el alto responsable, agregando que puede que éstas se hagan "con algo más de intensidad y durante algo más de tiempo". 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió hoy que "la eficacia de las vacunas nos da esperanza, pero eso no es excusa para relajarse y ponernos a nosotros y a los seres queridos en riesgo". 

"Algunos impulsan la idea de que el virus sólo golpea a los más mayores y que con las vacunas ya en el horizonte nos podemos relajar, pero el COVID-19 también afecta a niños o adultos, y puede atacar cualquier sistema del organismo, por lo que hay muchas personas que sufren consecuencias a largo plazo". 

Tedros añadió que "las vacunas ayudarán a terminar con la pandemia, pero los efectos del covid-19 se sentirán en los años venideros", ya que, en su opinión, la crisis sanitaria "ha exacerbado las vulnerabilidades y desigualdades de nuestro planeta".