Humildad. Como Jesucristo hizo con los apóstoles, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, lavó los pies a un grupo de trabajadores. / Foto: Luis Salcedo
Raúl Vera López exigió que todas las personas deben ser tratadas por igual

Durante las celebraciones del Jueves Santo, al encabezar el lavatorio de pies a un grupo de trabajadores de diferentes empresas maquiladoras de la región, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, exigió que todas las personas deben ser tratadas por igual; dijo que es necesario el acceso a la justicia y la dignidad.  

“Hasta en las cuestiones más sencillas de la vida, nuestro Señor Jesucristo nos enseña a que no debemos despreciar a nadie. No debemos despreciar a un migrante por ser migrante, a un indígena, a un campesino o a un trabajador solamente porque llega vestido humildemente”, apuntó.

Vera López señaló que deben conocerse los valores de la dignidad humana para construir, en primera instancia, a una familia que tenga como base una verdadera dignidad humana que los lleve a ser personas de bien.

 

Recordó que con el lavado de pies a sus apóstoles, Jesucristo dio una muestra de humildad y de la labor que deberían realizar en su labor de predicar el Evangelio, y esa postura debe preservarse entre los cristianos, además de que el primer principio de su actuar debe ser el servicio al prójimo.

“Un servicio que lleve a construir vida y no muerte; en el que se garantice la vida digna para todos, donde se lleve a construir el mundo de tal manera que todos tengan acceso a los derechos y a la dignidad humana”, comentó el obispo.

 

Vera López y el párroco de la Catedral de Santiago, Plácido Castro, comenzaron ayer por la tarde las celebraciones del Triduo Pascual recordando que en la última cena instituyó la eucaristía, el sacerdocio ministerial así como el amor, como uno de los Diez Mandamientos del cristianismo.

En su sermón, Raúl Vera también pidió a los feligreses estar al tanto de las campañas electorales que se realizan en Coahuila y señaló que hay quienes buscan ir de un puesto público a otro para evitar ir a la cárcel.

Jueves Santo. Trabajadores de diferentes maquiladoras de la región participaron en la ceremonia del lavatorio de pies.

Foto: Luis Salcedo
Foto: Luis Salcedo