Fue el pasado 7 de febrero cuando un Juez del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal libró la orden de captura contra Olvera Amezcua, quien, de acuerdo a las indagatorias en su contra, poseía el 99 por ciento de las acciones de Ficrea y habría autorizado mil 370 operaciones financieras con el pleno conocimiento de que éstas ocasionarían un prejuicio

Ciudad de México.- Un Tribunal Federal mexicano giró una orden de aprehensión contra el ex dueño y socio mayoritario de la Sociedad Financiera Popular Ficrea, Rafael Antonio Olvera Amezcua, acusado por su presunta participación en los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y faltas previstas en la Ley de Ahorro y Crédito Popular,

A raíz de dicha sentencia, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) solicitó al Departamento del Tesoro de Estados Unidos el aseguramiento de los bienes con los que cuente el acusado en aquél país, así como el de sus cuentas personales y empresas relacionadas con él.

Fue el pasado 7 de febrero cuando un Juez del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal libró la orden de captura contra Olvera Amezcua, quien, de acuerdo a las indagatorias en su contra, poseía el 99 por ciento de las acciones de Ficrea y habría autorizado mil 370 operaciones financieras con el pleno conocimiento de que éstas ocasionarían un prejuicio.

De acuerdo con la resolución, citada por Milenio, el acusado deberá ser presentado ante el Juez Noveno de Distrito de Procesos Penales Federales, en el Reclusorio Sur.

El pasado mes de mayo, Olvera Amezcua fue detenido en Texas, Estados Unidos por delito de fraude, tras cinco años de permanecer prófugo, sin embargo, logró llegar a un acuerdo para concluir con la demanda  que tenía desde 2016 en Miami.

EL CASO

Ficrea suspendió sus operaciones el 7 de noviembre de 2014. Rafael Olvera Amezcua era el accionista principal con el 99.92 por ciento del capital de la empresa. La Sofipo tenía una cartera de crédito de 6 mil 284 millones de pesos, de los cuales, 5 mil 900 millones de pesos fueron transferidos a otras empresas.

La Sofipo dejó un total de 6 mil 800 ahorradores afectados. Eran en su mayoría gente de la tercera edad y muchos ya fallecieron.

Una de las primeras denuncias fue que la Comisión Bancaria y de Valores (CNBV) intervino hasta el 19 de diciembre de 2014, ya con toda esa cantidad dinero captada.

Rafael Olvera Amezcua, accionista principal de la financiera popular Ficrea, fue demandado ante una corte de Florida, Estados Unidos. El cargo que se le imputa es el robo de 65 millones de dólares a las personas que invirtieron sus ahorros en esa empresa.

De acuerdo con la demanda, Olvera Amezcua habría utilizado los recursos “para construir un imperio de lavado de dinero” en San Antonio, Texas, y en la península de la Florida.

De acuerdo con autoridades mexicanas, la estafa habría implicado una suma total de 2 mil 700 millones de pesos, aproximadamente 160 millones de pesos, aunque la demanda estaría relacionada solo con 65 millones de dólares, una parte del monto total.

El acusado habría usado el dinero para adquirir unas 100 propiedades en Estados Unidos, incluyendo 26 sólo en San Antonio, entre casas e inmuebles de uso comercial. En Florida los bienes adquiridos con el dinero robado incluirían un condominio en las exclusivas Trump Towers, en la playa de Sunny Isles, cerca de Miami.