Especial
La decisión se produce al comienzo de una campaña electoral en la que los partidos de oposición apuntan a que los problemas ambientales sean centrales en sus ataques contra el partido conservador de Boris Johnson

LONDRES.- Reino Unido ha suspendido el fracking después de que un nuevo informe revelara que era imposible predecir “la probabilidad o la magnitud de los terremotos” causados por la técnica de extracción de gas de esquisto.

La decisión se produce al comienzo de una campaña electoral en la que los partidos de oposición apuntan a que los problemas ambientales sean centrales en sus ataques contra el partido conservador de Boris Johnson.

El gobierno indicó una “moratoria” en el fracking hasta que “nuevas pruebas convincentes” demostraran que era seguro. La nueva política es un cambio radical de la postura del gobierno, con Johnson y Andrea Leadsom, la secretaria de Negocios, ambos expresando su apoyo al fracking en el pasado.

En 2013, George Osborne, entonces canciller, anunció “el régimen fiscal más generoso del mundo” para el gas de esquisto, y dijo que quería “Gran Bretaña para ser un líder de la revolución del gas de esquisto”.