Donald Trump volvió a instar a sus socios europeos de la OTAN, en especial a Alemania, a incrementar su inversión en defensa, aunque en esta ocasión, a diferencia de hace unos meses, lo hizo con un tono mucho más conciliador.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, agradeció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su insistencia en que los demás miembros de la Alianza aumenten sus aportaciones, un día antes del 70 aniversario de la fundación de la coalición de 29 países.

"Los aliados deben gastar más en defensa. Este ha sido un mensaje claro del presidente Trump y está teniendo un impacto real", dijo Stoltenberg en un discurso dirigido al Congreso estadounidense.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump ha insistido en que los miembros de la OTAN deberían aportar, como mínimo, el 2 % de su PIB al gasto militar, tal y como se comprometieron en la cumbre de Gales en 2014.

El presidente estadounidense ha sido crítico con la OTAN y se ha quejado de que EU gaste demasiado en la Alianza Atlántica, una idea que ha trasladado a sus socios de forma reiterada en llamadas telefónicas y reuniones bilaterales.

De hecho, Trump llegó a considerar a la OTAN una organización "obsoleta" durante la campaña presidencial de 2016, aunque una vez en la Casa Blanca se desdijo.

El presidente Donald Trump le da la mano al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante una reunión en la Oficina Oval de la Casa Blanca. Foto: AP

"Todos los aliados han aumentado su gasto en defensa. Antes (de Trump), los aliados estaban cortando (sus aportaciones) en miles de millones de dólares; ahora están aportando miles de millones más", agregó Stoltenberg, que recibió un fuerte aplauso de los legisladores republicanos.

En su discurso, el político noruego aseguró que Estados Unidos ha sido "la columna vertebral" de la OTAN desde su fundación y consideró que el país norteamericano ha sido "fundamental para la seguridad de Europa y para nuestra libertad”.

El dirigente argumentó que los aliados han experimentado en los últimos años "un periodo de paz sin precedentes", por lo que señaló que la OTAN "no es solo la más duradera de la historia, sino que es la alianza con más éxito de la historia”.

Esta es la primera vez que el dirigente de una organización internacional se dirige a las dos cámaras del Congreso, reunidas en sesión conjunta, detalló a la prensa el martes la embajadora de EU ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison.

El discurso al Congreso llegó un día después de que Stoltenberg se reuniera con Trump en la Casa Blanca, en un encuentro en el que el mandatario volvió hoy a instar a sus socios europeos de la OTAN, en especial a Alemania, a incrementar su inversión en defensa.

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, acompañado por el Vicepresidente Mike Pence y la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi en el Capitolio en Washington. Foto: AP

La reunión ministerial de la OTAN, que se celebra hoy y mañana en la capital de EU, tiene un gran significado simbólico pues coincide con el 70 aniversario de la firma el 4 de abril del llamado Tratado de Washington, del que nació el organismo.

Trump rebaja el tono al criticar el gasto en defensa de los socios de la OTAN

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a instar a sus socios europeos de la OTAN, en especial a Alemania, a incrementar su inversión en defensa, aunque en esta ocasión, a diferencia de hace unos meses, lo hizo con un tono mucho más conciliador.

"Nosotros pagamos gran parte de la OTAN, que básicamente se dedica a proteger a Europa (...) Es muy injusto", declaró ayer el mandatario, antes de reunirse con el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

Trump insistió en que el objetivo es que los aliados destinen un 2 % de su PIB a la cartera de Defensa, algo que reconoció que está más cerca, aunque acto seguido señaló que "en algún momento" habrá que establecer una meta más ambiciosa.

"La gente está pagando y estoy contento con el hecho de que lo estén haciendo", se contentó con decir.

El inquilino de la Casa Blanca optó así por rebajar su tono y mostrarse más conciliador con sus aliados al asegurar que se había producido un "tremendo progreso" en los últimos tiempos, lo que ha permitido a la alianza hacerse "mucho más fuerte”.

"Estamos muy orgulloso de lo que hemos conseguido en los últimos dos años", sostuvo Trump.

De acuerdo con un informe de la Alianza publicado el 14 de marzo, los aliados europeos incrementaron en un 5.19 % el gasto militar en 2018 con respecto al año anterior, pero solo siete países dedicaron el 2 % de su PIB a defensa: Estados Unidos, el Reino Unido, Polonia, Lituania, Letonia, Grecia y Estonia.

"Si miramos quince años atrás, esta situación era una montaña rusa que iba cuesta abajo, pero desde que yo asumí la Presidencia esto es un cohete que va para arriba", se jactó Trump, quien aprovechó la tesitura para cargar contra los medios de comunicación por no valorar su trabajo.

"Los medios nunca lo reconocen, pero él sí que lo hace", dijo Trump dirigiendo su mirada a Stoltenberg.

El presidente Donald Trump habla durante una reunión bilateral ampliada con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la sala del gabinete de la Casa Blanca. Foto: AP

En ese momento, Stoltenberg, que se encuentra en Washington con motivo de la reunión ministerial de la OTAN que se celebrará en los dos próximos días, agradeció a Trump "su compromiso" con la organización y aseguró que los esfuerzos del presidente estadounidense han permitido a la alianza mejorar su preparación.

A pesar del tono conciliador, Trump no tuvo reparos en volver a cargar contra Alemania porque, afirmó, "no está pagando lo que le corresponde”.

En la anterior cita, celebrada en Bruselas el 11 y 12 de julio de 2018, Trump arremetió contra Alemania por invertir en las Fuerzas Armadas solo un 1.23 % de su PIB a pesar de ser la mayor potencia económica europea y llegó a decir que el país era un "rehén" de Rusia por sus acuerdos en materia energética.

Respecto a Moscú, que en los últimos tiempos ha vuelto a convertirse en una de las principales preocupaciones de la Alianza Atlántica, el estadounidense opinó una buena relación es posible.

"Espero que no sean una amenaza, espero que tengamos una gran relación con ellos, al igual que con China. Creo que nos llevaremos bien con Rusia, realmente lo creo", señaló

No obstante, un representante del Departamento de Estado de EU que pidió no ser identificado, señaló este mismo martes durante una rueda de prensa telefónica que Rusia se ha convertido en "un reto significativo" para la alianza, que no ve con buenos ojos algunas de las últimas acciones del Kremlin.

Entre estas acciones, el funcionario citó "el refuerzo de su presencia militar en el este de Europa, la invasión de Ucrania y la así llamada anexión de Crimea, la ocupación de Georgia, los ataques cibernéticos, su intención de influir en la política doméstica de los países europeos y de EU, su intervención en Siria y ahora su intervención en Venezuela". 

OTAN celebrará sus 70 años centrada en la amenaza de Rusia y el terrorismo

Los ministros de Exteriores aliados celebrarán el 70 aniversario de la OTAN el 3 y 4 de abril en Washington, la ciudad que fue testigo en 1949 de la firma del Tratado del Atlántico Norte, con las amenazas de Rusia y el terrorismo todavía como sus principales retos.

"Será una oportunidad para celebrar siete décadas de paz y prosperidad para nuestras naciones. Y será una oportunidad para mirar juntos hacia el futuro", indicó este lunes en una rueda de prensa previa a la reunión el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

Con motivo de este aniversario, Stoltenberg se entrevistó en la Casa Blanca con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y dió un dircuso en el Congreso estadounidense en nombre de los 29 países que forman la Alianza en una sesión a la que estarán invitados sus ministros de Exteriores.

Mas tarde, reunidos en el auditorio Andrew Mellon, conmemorarán la firma que originariamente doce países, 70 años atrás, plasmaron para crear la organización, antes de proceder a una reunión el jueves en el Departamento de Estado estadounidense en la que esperan tomar decisiones sobre los retos a los que se enfrenta la Alianza.

El secretario general explicó que ese encuentro empezará con un análisis de la relación con Rusia, que con su "comportamiento agresivo" hacia vecinos como Georgia y Ucrania o su incumplimiento del tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF, por sus siglas en inglés), "preocupa" a la Alianza.

Stoltenberg aludió a que tomarán "medidas" para mejorar el "conocimiento de la situación en la región del mar Negro -donde Moscú capturó en el estrecho de Kerch en noviembre barcos y marinos ucranianos- con más apoyo a Georgia y Ucrania" mediante la formación de fuerzas marítimas y guardacostas, visitas a puertos, ejercicios y compartir más información.

Sobre el tratado INF, que dejará de tener validez el próximo 2 de agosto ante la salida anunciada de EU por el incumplimiento del mismo por parte de Moscú, el político noruego dijo que los ministros aliados volverán a insistir a Rusia en que vuelva a respetarlo.

"Rusia sigue violando el tratado INF desarrollando y desplegando misiles SSC-8. Son difíciles de detectar, rebajan el umbral para usar armas nucleares y hace que estemos todos menos seguros", apuntó.

La OTAN está evaluando qué medidas tomará si el tratado no sobrevive, y aunque Stoltenberg ya ha dejado claro que no van a imitar las acciones de Rusia, abogó por "seguir manteniendo una disuasión y defensa creíbles y eficaces”.

 

Centrados ya en la amenaza terrorista, los ministros repasarán los esfuerzos de EU por lograr un acuerdo político en Afganistán, donde las fuerzas de la OTAN están presentes desde 2003.

"Estamos en Afganistán juntos y tomaremos cualquier decisión sobre nuestra futura presencia juntos", recalcó Stoltenberg, quien se refirió también a la unidad de los aliados en la lucha contra el Estado Islámico.

Aunque los terroristas de ese grupo "ya no retienen ningún territorio", alertó de la importancia de seguir apoyando las capacidades de Defensa de Irak y de formar a fuerzas locales, algo que ya viene haciendo la OTAN en la región, tanto en ese país como en la vecina Jordania o en Túnez.

Por último, los ministros concluirán su reunión hablando de un reparto de cargas más justo en la Alianza, una petición sobre la que Trump ha presionado a los europeos desde que llegó al cargo.

Stoltenberg valoró que, tras años de recortes, los aliados estén ahora "añadiendo millones" a sus presupuestos de Defensa, que han aumentado por cuarto año consecutivo.

Apuntó que "invertiremos más de 260 millones de dólares en un proyecto para apoyar a las fuerzas de EU en el centro de Polonia", para financiar el almacenamiento y mantenimiento de equipo militar preposicionado.

Este proyecto, señaló, forma parte de los 2,300 millones de dólares dedicados por la OTAN a financiar iniciativas de movilidad militar en los últimos cuatro años.

El político noruego reconoció que hay "diferencias" entre los aliados en temas como cambio climático o comercio, pero dijo que "no es la primera vez que las vemos, son parte de nuestra historia desde hace décadas”.

"La fuerza de la OTAN consiste en que, pese a estas diferencias, la tarea central es la de protegernos los unos a los otros", concluyó.