Esperanza. El Papa mantuvo un encuentro con los 33 mineros rescatados tras quedar sepultados durante 70 días en una mina de su país en 2010. / EFE
Sin citar casos, se disculpa por los recientes sobresaltos que han golpeado a la Iglesia
Creo que cada uno de vosotros (mineros) sería capaz de venir aquí y decirnos lo que significa la esperanza. Gracias por conservar la esperanza en Dios”.
Papa Francisco.

ROMA.- El Papa pidió perdón ayer, por los últimos escándalos que han golpeado a Roma y el Vaticano, mostrando una vez más que no le preocupa crear polémica si es por el bien de sus fieles.

Francisco no citó casos concretos en su inesperada disculpa al inicio de su audiencia pública semanal, que al final recibió discretos aplausos.

En la última semana, se han producido varios sobresaltos que afectaron de un modo u otro a la Iglesia y que acapararon los titulares en los medios.

Antes de una gran cumbre del Papa sobre la familia, un monseñor del Vaticano dijo ser homosexual y, acompañado por su novio, denunció la homofobia del Vaticano. Fue despedido de forma sumaria de su puesto en la oficina de doctrina.

Unos días más tarde, el Alcalde de Roma dimitió en medio de un escándalo por su gestión. Pero a la dimisión del regidor, Ignazio Marino, le siguieron críticas generalizadas dentro de la Iglesia que apuntaban que la ciudad está mal preparada para atender a los millones de peregrinos que se espera acudan al Año Santo de la Misericordia convocado por el Papa, en diciembre.

El propio papa Francisco, en un gesto poco habitual, reveló durante el viaje de Estados Unidos a Roma que el Alcalde no había sido invitado a su última misa en Filadelfia.

Y más tarde una misiva filtrada reveló la gran preocupación de una docena de cardenales sobre la forma en que gestiona Francisco el sínodo y advirtió que si la iglesia se compromete en sus enseñanzas sobre el matrimonio podría seguir el camino de las “golpeadas” iglesias protestantes.

Recibe a mineros
Durante la audiencia, el Papa dio la bienvenida a algunos de los 33 mineros chilenos que en 2010, sobrevivieron 70 días sepultados tras el colapso del pozo en el que trabajaban.

El Papa invitó a los mineros a acudir al Vaticano el mismo día en el que se cumplen 5 años desde que fueron rescatados de las profundidades de la mina.

Tras la audiencia general, Francisco saludó personalmente a los 31 mineros que acudieron, ya que dos de ellos no pudieron estar presentes por motivos laborales, según refirieron los propios mineros.

Además, los presentes le obsequiaron con algunos regalos, entre ellos, este fragmento de la mina en la que estuvieron atrapados, ubicada a pocos kilómetros de la ciudad chilena Copiapó, Atacama.

El papa Francisco, durante el saludo en español a los peregrinos presentes en la plaza de San Pedro, hizo notar la presencia de los mineros chilenos que “estuvieron 70 días bajo tierra”, a 700 metros de profundidad, del 5 de agosto al 13 de octubre.

“Creo que cada uno de vosotros sería capaz de venir aquí y decirnos lo que significa la esperanza. Gracias por conservar la esperanza en Dios”, agregó Francisco.

Los mineros participaron en Roma en una proyección especial de la película, que se estrenará en Estados Unidos el 13 de noviembre. 

Con información de EFE y Notimex