La ciudadanía se vio afectada una vez más por la falta de transporte público. ARCHIVO.
Quienes laboraron el primero de enero no sólo enfrentaron el clima lluvioso, sino la difícil tarea de poder llegar a su trabajo y regresar a su casa

Choferes de combis, taxistas y hasta trabajadores de aplicaciones móviles aprovecharon la necesidad de los ciudadanos que tuvieron que trabajar el primer día del año para hacer su agosto y cobrar con altas tarifas.

Angélica salió de su casa en la colonia Teresitas con más de una hora de anticipación para dirigirse a su trabajo al norte de la ciudad, esto con la intención de prevenirse de llegar tarde o tener problemas para llegar a su empleo. Sin embargo, su estrategia no fue suficiente ya que esperó por dos horas la ruta Periférico sin obtener resultado positivo alguno y tuvo que ser llevada por un vecino.

Al igual que ella decenas de personas permanecieron bajo la lluvia y el frío en las principales calles de Saltillo esperando tomar pronto las diversas rutas para tomar sus actividades cotidianas, pero no contaron con que las unidades que laboraron en el primer día del año serían muy escasas.

A PAGAR PARA LLEGAR

Lorena, quien vive en el primer cuadro de la ciudad, comentó que a la falta de que pasaran las rutas Ramos, Ruta 17 o 10 Lomas, optó por pedir un auto a través de una aplicación de su celular, al cual le pagó $243 pesos para trasladarla a su centro de trabajo ubicado en los bulevares Venustiano Carranza y Colosio.

Por otra parte, Francisco reclamó que las tarifas de taxis aumentaron hasta el doble, ya que el escaso número de unidades y la falta de respeto al taxímetro obligaban a los trabajadores a desembolsar hasta más de $80 pesos en tarifas que normalmente cuestan hasta la mitad.