El director de Consejo Cívico de las Instituciones de la Laguna aseveró que además habría que evaluar el desempeño de los funcionarios

Las altas pensiones que reciben los magistrados de Coahuila reflejan una clase gobernante sin tacto social y están alejadas de la realidad que viven los coahuilenses, opinó Marco Zamarripa.

El director de Consejo Cívico de las Instituciones de la Laguna aseveró que además habría que evaluar el desempeño de los funcionarios.

VANGUARDIA publicó que el pago de las pensiones a 23 exmagistrados del Poder Judicial del Estado o a sus beneficiarios cuesta casi 24 millones y medio de pesos anuales al presupuesto de Coahuila Los pagos van desde de los 47 mil 078 pesos hasta los 141 mil 161 pesos al mes.

El monto que se eroga anualmente es superior al presupuesto de órganos descentralizados del Gobierno como la Comisión Estatal para la Regulación de la Tenencia de la Tierra Urbana y Rústica y del Instituto Coahuilense de Personas Adultas Mayores.

Entre los exmagistrados pensionados están Jesús Gerardo Sotomayor Garza, quien no detectó los juicios masivos de Infonavit, y Gregorio Pérez Mata, involucrado en el caso Ficrea.

“Consideramos que estas pensiones resultan en parte excesivas y alejadas de una realidad que viven muchos coahuilenses. Ciudadanos que han trabajado toda su vida hoy reciben una precaria pensión.

Estas pensiones son reflejo de una clase gobernante que no ha tenido el suficiente tacto social para ponerse en el lugar de las familias que su salario es insuficiente y no les alcanza”, opinó Zamarripa.