Foto: Especial
En la plataforma Change.org crearon una petición para que los gobernadores implicados sean juzgados por traición a la patria, tachándolos de ser unos “criminales fracasados” que desean seguir saqueando al pueblo

Las amenazas de los gobernadores de la Alianza Federalista de irse del pacto fiscal han molestado a algunos, quienes ven intenciones golpistas y separatistas tras la llegada del Presidente.

Es por ello que en la plataforma Change.org crearon una petición para que los gobernadores implicados sean juzgados por traición a la patria, tachandolos de ser unos “criminales fracasados” que desean seguir saqueando al pueblo.

“Resulta que los fracasados delincuentes que saquearon al país, ahora quieren romper el pacto federal, con la intención de dividir al país. ¡Porque ellos para el 2021 se van del panorama político del País!”, se lee en la descripción de la petición que al momento lleva más de 6 mil firmas.

Entre los comentarios se lamentan que los gobernadores no tengan ni dos dedos de frente, pues claramente están llamando a la ilegalidad y deberían ser procesados por las autoridades.

También se leen peticiones para que los mandatarios sean separados de sus cargos de forma inmediata y permanente.

¿QUE ES EL PACTO FEDERAL Y POR QUE ALGUNOS GOBERNADORES QUIEREN TERMINAR CON EL?

Los gobernadores agrupados en la Alianza Federalista advirtieron que de no establecer puentes firmes y de respeto entre el gobierno federal y las entidades y municipios "se pondrá en riesgo la consistencia y razón de ser de nuestro pacto federal".

"Es hora de respetar el espíritu republicano, federalista y democrático y replantear el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, reconsiderar la extinción de los 109 fideicomisos y ponderar un cambio de ruta en la estrategia federal contra la pandemia por Covid-19. En necesario establecer un diálogo efectivo y una empatía real. De no establecer puentes firmes y de respeto entre el gobierno central y los estados y municipios se pondrá en riesgo la consistencia y razón de ser de nuestro pacto federal", dijeron.

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, comentó: "Ningún estado libre y soberano que tenga un mínimo de dignidad puede seguir siendo parte de una Federación cuando el gobierno de la República nos ignora, nos ataca, nos insulta y nos quita lo que nos pertenece".

El mandatario emanado de Movimiento Ciudadano consideró que el trato de la Federación a los estados es abusivo y que cada mañana en sus conferencias el presidente Andrés Manuel López Obrador "cancela la posibilidad de reconciliar al país" y crear una agenda de futuro, al llamar corrupto o conservador a quien no está de acuerdo con él.

A su vez, el gobernador independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, advirtió que si el Presidente sigue sin escuchar los reclamos de la Alianza Federalista "ocasionará el primer rompimiento que va a terminar con esta República y estará generando una confronta innecesaria, que pondrá a prueba el carácter de cada región del país".

Reprochó el "discurso" de López Obrador "que falta totalmente a la verdad", al culpar a la corrupción de los males del país, pero sin terminar con el problema en dos años de gestión.

Javier Corral, gobernador de Chihuahua, aseguró que, de continuar la indiferencia y oídos sordos, se acudirá a los tratados internacionales que México ha suscrito.

Pidió solución al conflicto por el tema del cumplimiento del Tratado Internacional de Aguas de 1944 a partir de las propuestas presentadas por productores y el Gobierno del Estado al gobierno federal, la reincorporación del Gobierno de la República a la coordinación en materia de seguridad para garantizar la paz y la tranquilidad de la población y revisar y corregir el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 para evitar la reducción de recursos a Chihuahua.

Afirmó que si las puertas del diálogo no se abren y "la indiferencia y los oídos sordos prevalecen estamos listos para la batalla política y legal amparados en nuestra Constitución, y, de ser necesario, acudiremos a instancias internacionales para hacer valer los tratados que México ha suscrito".

En su evento, Silvano Aureoles, gobernador perredista de Michoacán, llamó a todos los sectores de la población a cerrar filas ante el "centralismo, el autoritarismo y la tiranía" que hay detrás de los recortes presupuestales y la desaparición de 109 fideicomisos. Pidió a los legisladores federales que den marcha atrás a sus intenciones de asfixiar presupuestal y socialmente a los estados y municipios.

Lamentó que todas las acciones realizadas hasta ahora por el gobierno central no han hecho más que destruir lo construido.

Atajó: "Si no hay diálogo y si no hay respeto entre el gobierno central, los estados y municipios se marcará el inicio del rompimiento del pacto federal".

En Saltillo, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, advirtió que si no hay diálogo y solución defenderán los recursos de sus estados y los fideicomisos en tribunales. "Entonces, nuestra lucha podrá ser el inicio del rompimiento del pacto federal, con graves consecuencias para el país", dijo.

El gobernador panista de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, exhortó al presidente López Obrador a trabajar sin distinciones partidistas y a atender el llamado al diálogo de la Alianza Federalista. "Hoy queremos decirles que extendemos nuestra mano y que si no hay diálogo estamos listos para dar la lucha legal y política", aseveró.

Advirtió que al no escuchar a Guanajuato y a los estados que integran la Alianza Federalista se puede estar llevando a México al inicio del rompimiento del pacto federal, "y eso sería terrible para todo el país", advirtió.

En Matamoros, el gobernador de Tamaulipas, el también panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, anunció serios problemas, amparos y controversias constitucionales, pues, dijo: "De golpe y porrazo extinguen los fideicomisos", y sentenció: "El agandalle de la lana, ¿qué van a hacer con ella?".

Indicó que quieren confundir a la población y hacerles creer que todo es corrupción. "Si es corrupción, que vayan contra los corruptos, que se presenten las denuncias, pero al día de hoy no hay nada de eso. Por supuesto que va a haber serios problemas y va a haber muchos amparos, y por supuesto que va a haber controversias constitucionales".

En Durango, su correligionario José Rosas Aispuro expresó su preocupación sobre la reducción proyectada en el Presupuesto 2021, el cual, afirmó, "golpea nuestra capacidad para construir obras y prestar servicios que transforman la vida de personas".

El gobernador aseguró que nunca defenderán fondos que tengan un manejo dudoso, pero recalcó que sólo piden que la Federación invierta más recursos en Durango en carreteras, hospitales, escuelas y, en general, que haya más apoyos para los productores del campo.

"Requerimos más comunicación. El diálogo deberá ser el único instrumento que nos ayude a resolver puntos de vista distintos. Coincidimos en que a México y a nuestra entidad les vaya mejor. Confiamos en la sensibilidad del Presidente", dijo.

El gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco (PAN), reprobó la desaparición de los fideicomisos, porque advirtió que sin estos fondos en México se establecerá una política económica que provocará que el país pierda competitividad ante un entorno global complicado y consideró que se trata de una sentencia de muerte para la investigación científica y la innovación tecnológica.

El gobernador de Colima, el priista Ignacio Peralta, anunció que su administración interpondrá una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para buscar revertir la extinción de los 109 fideicomisos avalada por el Congreso de la Unión.

Se dijo indignado por la desaparición de estos fondos y por el recorte al presupuesto estatal para el siguiente año, pues se afectarán sectores como la ciencia, la tecnología, seguridad, cultura y la agricultura.

"No debe olvidarse que Colima es un estado que forma parte del pacto federal, una entidad con su propia historia, ligada a la evolución liberal federalista y revolucionaria del país; por ello, Colima es una entidad que merece respeto del gobierno central", dijo.