Temor. Aunque el delito de acoso se presenta recurrentemente, son pocas las mujeres que se atreven a denunciar.
Lamenta el ICM que sean pocas las quejas que se presentan formalmente

Durante los 9 meses que han transcurrido de 2019, el Instituto Coahuilense de la Mujer ha dado acompañamiento a 10 damas que sufrieron acoso, aunque Katy Salinas, titular de la dependencia, asegura que el acoso sexual está muy presente, son muy pocas las denuncias que se realizan formalmente en las instituciones.

Al reconocer que son muy pocos los casos donde se da acompañamiento a alumnas de instituciones públicas y privadas, organizaciones, empresas o mismas amas de casa que se topan con el acoso sexual en su vida diaria, considera que existe el temor de formalizar su queja por represalias o por ser exhibidas como víctimas.

“Son casos que han llegado a las instituciones que atendemos, como los son los Centro de Justicia”, dijo.

En el Instituto Coahuilense de la Mujer se da el acompañamiento psicológico y jurídico, pues la función es acompañar a la víctima en su momento de vulnerabilidad, mientras que la función de las instituciones de procuración de justicia, como es la Fiscalía General del Estado, es resolver el ejercicio de acuerdo con los datos o medios de prueba a lo que procede.

“Los Institutos de las Mujeres acompañamos porque las mujeres están en vulnerables al vivir este tipo de violencia y requieren el respaldo de una institución, nos toca acompañar para empoderarlas y ayudarlas que caminen en su proceso”, explica.

“Algunos son casos de alumnas, pero también en vía particular, no solo es en lo laboral o en la docencia”, agrega.

Al momento se realizan visitas en escuelas, sobre todo de educación Media (Secundaria) donde se podrían presentar estas situaciones más frecuentemente, también se han visitado empresas, instituciones públicas, para llevar a las mujeres sus derechos y los sepan aplicar.

10 mujeres en lo que va del año han presentado denuncia por acoso.