La población no ha respetado las medidas de quedarse en casa, por lo que determinaron ir en busca de los casos de contagio. ESPECIAL
René Lima Morales, titular de la Secretaría de Salud, indicó que el número de contagios y muertes por COVID-19 es más evidente en Tlaxcala porque su población total es más pequeña

TLAXCALA, TLAX.- Fue el último estado en registrar casos de COVID-19 en el país, pero a partir del 25 de marzo la vida de Tlaxcala, la entidad más pequeña de México, acumuló un número vertiginoso de contagios y víctimas.

Hasta el sábado 23 de mayo, la Secretaría de Salud estatal confirmó 745 contagios, 243 personas recuperadas y 136 fallecimientos.

La antropóloga Cecilia López Pozos, catedrática de Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), consideró que la renuencia de los tlaxcaltecas a quedarse en casa tiene varios factores, como la necesidad económica, la migración de sus habitantes y las colindancias con la Ciudad de México, Puebla y Veracruz.

Pero, sobre todo, identifica a grupos poblacionales en la región posnáhuatl que se rigen por usos y costumbres de la época prehispánica y, por tanto, “es gente que necesita ver los hechos para creerlo y justamente son quienes se han negado a seguir las indicaciones”, afirmó.

René Lima Morales, titular de la Secretaría de Salud, indicó que el número de contagios y muertes por COVID-19 es más evidente en Tlaxcala porque su población total es más pequeña —alrededor de un millón 300 mil habitantes—, pero eso no significa, dijo, que tengan un problema sanitario severo.