Foto: Cuartoscuro
La analista Sara Sefchovich dijo que son 82 millones de personas las que el gobierno les ha prometido ayuda a cambio de un voto, pero cuestionó con qué dinero se podrá concretar el apoyo

La socióloga y columnista de El Universal, Sara Sefchovich, dijo en su columna de opinión que al ser un año electoral y el presidente busca que su partido gane el mayor número de voto se “ha creado una narrativa según la cual si la oposición triunfa, van a quitar el presupuesto destinado a los pobres, porque, según dice, ‘no soporta que haya pensión para adultos mayores, becas para niños y jóvenes, les molesta la atención a la saluda y los medicamentos sean gratuitos y que se siga fortaleciendo la educación pública, ya que quieren privatizar ambas’”.

Dijo que nada de lo que menciona el mandatario tiene sustento en la realidad, porque los gobiernos anteriores ya otorgaban varios de los apoyos a determinados sectores de la población, además de que en la presente administración no se ha fortalecido ni la salud ni la educación. “Atender a enfermos por COVID-19 y vacunar a una parte de la población, no significa fortalecer el sistema de salud”, y es que de acuerdo con datos de la Secretaría de Bienestar, los programas sociales brindan apoyo a 24.5 millones de personas en el país y fueron 2 millones de mexicanos los que se incorporaron después de que comenzó la emergencia sanitaria por coronavirus.

AMLO da prioridad a la población de escasos recursos, ante esto Sefchovich puntualizó que “desde hace veinte años, la entrega de dinero a los más pobres, no por una idea propia, sino siguiendo los lineamientos de las agencias internacionales”.

Al ser una de las principales apuesta para impulsar la economía en el país, la socióloga retomó que el diplomático y académico Enrique Berruga indicó que cada mexicano que trabaja mantiene, además de los miembros de su familia, a 6 personas más.

De las personas que trabajan son 20 millones los que pagan impuesto, porque los otros 28 millones de mexicanos no lo hacen porque están en la informalidad. Y académico se cuestiona de qué vive el 63% de la población y agregó “de la agricultura de subsistencia, las remesas, chambas sin registro, delincuencia organizada y callejera”.

Sefchovich dijo que son 82 millones de personas las que el gobierno les ha prometido ayuda a cambio de un voto, pero cuestionó con qué dinero se podrá concretar el apoyo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer que 1.1 millones micro, pequeñas y medianos negocios cerraron en México en el 2020 y la tasa de desempleo en febrero se situó en 4.4% de la población económicamente activa (PEA). En términos absolutos, la población desocupada fue de 2.4 millones de personas, y el flujo de recursos ha disminuido consecuencia de la pandemia por COVID y muchas fuentes de empleo se han perdido, por lo que “resulta imposible sostener una política así” en estas circunstancias.

Finalmente, agregó la columnista que “regalar dinero es una medida paliativa, importante sin duda, pero no saca a nadie de la pobreza. Lo único que sirve a largo plazo es la creación de empleos formales y de negocios legales, lo que el economista francés Thomas Piketty llama ‘la economía participativa’, es decir, que todos intervengan en la vida económica produciendo, consumiendo y pagando impuestos. Eso claro, si lo que se quiere es asegurar el futuro de México y no solo conseguir votos en la próxima elección”.