Inmueble. Cada protagonista del reclamo expone sus razones, investigación pondrá todo en claro JESÚS PEÑA/CORTESÍA
Derriba su casa por vieja, asesora de bienes raíces reclama y autoridad investiga

Carolina Rancaño, asesora de bienes raíces, denunció la demolición de una antigua casa del 791 de Bolívar, casi esquina con Matamoros, en el tradicional Barrio del Águila Oro.

La quejosa expresó que el propietario, Adrián Valdés, demolió la fachada en un sector donde está prohibida la destrucción por estar dentro del Centro Histórico.

Comentó que desde julio del 2019 acudió a Dirección de Desarrollo Urbano para informar la irregularidad, sin que el municipio declarara en ningún momento suspendida la obra que concluyó con el derribo de la la casa.

Y abundó que en último año se ha presentado en varias ocasiones a la Subdirección del Centro Histórico para insistir sobre esa infracción sin que a la fecha se hayan tomado cartas en el asunto, situación que le hace pensar en posibles actos de corrupción.

LA RESPUESTA OFICIAL

Por su parte Andrés Garza Martínez, el director de Desarrollo Urbano en Saltillo, declaró que está en marcha un proceso administrativo en contra del dueño de esta vivienda, por incurrir en una falta al no contar con licencia de construcción.

“Sí, fue irregular, sí”.

Explicó que desde hace seis u ocho meses el caso se desahoga en el juzgado municipal que habrá de determinar, después de un proceso legal, la resolución.

“Está vigente el procedimiento, habría que esperar los tiempos del procedimiento jurídico y esperar la resolución. Lo que a nosotros más nos interesa es que se regularice, que se recupere de alguna forma el daño que se pudo haber ocasionado.

“A final de cuentas hay que entender son construcciones privadas, es muy complicado y hay que fundamentar muy bien el acto de la autoridad”.

Valdés Contreras dijo que varias veces fue a la Subdirección de Centro Histórico y Protección Civil para reportar los daños de la casa y nunca le hicieron caso.

-¿Es grave el daño causado por este vecino?

-Por supuesto, una demolición irregular en todo Saltillo es complicado, por las medidas de seguridad que se deben tomar al momento de hacer este tipo de demoliciones, pero (aquí) se le suma el valor histórico que pueden tener las propiedades.

-La señora inconforme piensa que hubo algún acto de corrupción…

-No va por ahí, estamos implementado muchos mecanismos que tienen que ver con la transparencia…

-Dice que ustedes nunca la declararon obra suspendida, que dejaron que siguieran los trabajos…

-No, o sea, o sea, yo la tengo como obra suspendida y de hecho tengo este…Toda la clave es el momento en el cual la pudimos haber detectado nosotros…

Dijo que en lo que se refiere al Centro Histórico se registran cada año unas 150 o 200 notificaciones o procesos administrativos, como resultado de las inspecciones que realiza la dependencia, algunas producto de reportes ciudadanos.

“La mayoría son por recorridos de inspección que hacen los inspectores todos los días, cuando detectan que hay movimiento, que están haciendo ampliaciones, remodelaciones”.

Garza Martínez advirtió que en muchos casos de demoliciones irregulares, los propietarios las hacen los fines de semana.

LOS VECINOS HASTA NOS FELICITARON, DICE DUEÑO

Entrevistado por VANGUARDIA, Adrián Valdés, el dueño de la vivienda comentó que la casa tenía ya 37 años abandonada y que su fachada se estaba desmoronando, lo que es un peligro.

“De hecho se cayó y ahí hubo un detalle con los vecinos, porque se venían los pedazos de la fachada y caían en sus carros, entonces la gente ya evitaba pasar”, dijo el señor Valdés.

Además de que este domicilio se había convertido en guarida de gatos vagabundos y un criadero de fauna nociva.

“De tantas remojadas se cayeron los techos, por dentro estaba desecha, los cuartos estaban caídos y no hay ninguna ley que te diga que no puedes limpiar un terreno. Los vecinos hasta nos felicitaron porque ahí se hizo lo que se tenía que hacer”, comentó