Foto: Cuartoscuro
El exgobernador de Tamaulipas es acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, en ambos países

Tomas Yarrington espera en la cárcel de Sollicciano, la más grande de Florencia, su extradición a México, luego de su detención este domingo en esa ciudad.

El exgobernador de Tamaulipas (1999-2004) enfrenta cargos en México y en Estados Unidos.

Yarrington es acusado de recibir sobornos de los cárteles del Golfo y Los Zetas, y de lavado de dinero a través de diversas operaciones inmobiliarias.

En México, Yarrington tiene una orden de aprehensión librada por el juzgado segundo de distrito de procesos penales federales en Tamaulipas, por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Es investigado también en Estados Unidos después de que un testigo protegido denunció sus vínculos con el crimen organizado.

La Corte Federal de la Ciudad de Brownsville, Texas, ordenó la aprehensión del exgobernador. De acuerdo con datos del FBI, Yarrington y su presunto prestanombres Fernando Alejandro Cano Martínez están acusados de conspiración para violar la ley federal contra la extorsión criminal y las organizaciones corruptas (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act, RICO).

Ambos fueron acusados de lavado de dinero, defraudación, y declaraciones falsas a los bancos de Estados Unidos con garantía federal.

Por separado, Yarrington está acusado de violación a las disposiciones de la Ley de Sustancias Controladas (CSA por sus siglas en inglés), dos cargos por fraude bancario, y otro cargo por una conspiración para estructurar las transacciones de divisas en una institución financiera de EU.

De acuerdo al FBI, el expriista recibió grandes sobornos de los principales cárteles de la droga que operan en Tamaulipas, incluyendo el cártel del Golfo. A cambio, Yarrington presuntamente les permitió operar sus empresas a gran escala, lo que incluye el contrabando de grandes cantidades de droga a los Estados Unidos para su distribución.

Entre 2007 y 2009, Yarrington presuntamente se involucró en el contrabando de grandes cantidades de cocaína del puerto de Veracruz hacia Estados Unidos.

Yarrington también es acusado de recibir sobornos por las operaciones de la empresa de Cano Martínez, la cual recibió contratos de obras cuando era gobernador.

Además, en 2004 el exgobernador habría desviado fondos públicos que utilizó para comprar un avión Sabreliner 60 en enero de 2005. Parte del dinero de esa compra fue transferido a una cuenta bancaria en Estados Unidos y otra parte fue trasladado a cuentas de Cano, según la acusación.

El FBI señala que Yarrington y Cano adquirieron valiosos inmuebles en EU con el uso de prestanombres a partir de 2005 para disfrazar la verdadera propiedad.

Los activos supuestamente incluyen cuentas bancarias, residencias, aviones, vehículos y bienes raíces en Bexar, Cameron, Hidalgo, y el condado de Hays, muchas de las cuales fueron adquiridas a través de préstamos presuntamente fraudulentos de los bancos en Texas.