Descontento. Miembros de Cabildo de Arteaga mostraron su inconformidad con el manejo de los puestos en el mercadito dominical de Arteaga.
De origen se buscaba impulsar el comercio local, pero se pervirtió todo dice regidora

La regidora Marcela Valdés buscará que el Cabildo de Arteaga apruebe un nuevo candado para garantizar que los puesteros que cada domingo se instalan en la Alameda sean originarios del Pueblo Mágico, pues aseguró que actualmente más del 70 por ciento son ajenos.

La panista, ex candidata a la alcaldía, señaló que cada fin de semana llegan personas de Saltillo, Monterrey, Zacatecas y de diversos puntos del centro del país a vender mercancía, sin embargo, recalcó que originalmente el tianguis era para promover a productores, artesanos y restauranteros del municipio.

“Nadie les dice nada, son sindicatos que tienen a la gente sometida y además deben bastante al Municipio, casi nadie paga y de los que pagan, no sabemos que se hace con ese ingreso al Ayuntamiento”, señaló.

Problema. La queja que se da se centra en que la mayoría de los vendedores ambulantes en el mercadito no son arteaguenses.

Según la regidora, diariamente acuden entre 3 y cuatro personas a la Presidencia Municipal en busca de un lugar para vender diversos productos, sin embargo, nadie tiene el control de los puesteros, quienes incluso han talado arboles en el parque para poder extender su espacio de venta.

A esto se suma que no existe una logística ni organización, pues dijo: “está un puesto de churros juntos a la ropa americana que esta al lado de las papitas, contiguas a los que venden refacciones, nada tiene orden.