Foto: Vanguardia/El Universal
Vasos de café, botellas vacías de agua, empaques de barras dietéticas, cajas de comida dentro de bolsas de plástico y hasta una envoltura de carne seca fue el panorama que dejó la jornada de este jueves

Luego de casi 10 horas de sesión, los diputados federales desalojaron el salón del pleno del Palacio Legislativo de San Lázaro, dejando toda la basura de su botana y bebidas tirada en el piso y los curules.

Vasos de café, botellas vacías de agua, empaques de barras dietéticas, cajas de comida dentro de bolsas de plástico y hasta una envoltura de carne seca fue el panorama que dejó la jornada en que aprobaron la Ley General de Remuneraciones a los Servidores Públicos.

Las curules que más sucias terminaron fueron las de Movimiento Ciudadano y una parte de Morena. En las de la bancada naranja incluso tiraron restos de cacahuates en la alfombra verde del recinto legislativo.

Foto: Vanguardia/El Universal

En la parte más alta del pleno, donde había algunas curules pertenecientes a Morena del estado de Veracruz, incluso dejaron bolsas anudadas que contenían la basura de cajas donde hubo comida.

 

Foto: Vanguardia/El Universal

Durante la sesión, algunos legisladores salieron a comer unos minutos, otros encargaron o llevaron sus tupper, para saciar el hambre en las horas de trabajo. Empero, hubo algunos diputados que sí se llevaron la basura que generaron al salir de la sesión ordinaria.