En abril de 1970 el cantante de la banda Smile abandonó el grupo que tenía junto a Brian May y Roger Taylor. Después, Un joven cambió el nombre del grupo y comenzó la leyenda: cinco años más tarde Queen era ya la banda más influyente del rock de la época

LOS ÁNGELES.- Casi tres décadas después del fallecimiento de  Freddie Mercury, el legado de Queen permanece vigente. Buena prueba de ello es el éxito del musical “We Will Rock You”, en escena desde 2002, o el de la película “Bohemian Rhapsody”, estrenada a finales de octubre de 2018 y una de las biopics más taquillero de la historia, con una recaudación superior a los 900 millones de dólares.

Queen acaba de recibir un honor sin precedentes en el Reino Unido: es la primera banda de rock en contar con su propia moneda, la primera de la colección “Music Legends”, con la que el Royal Mint quiere destacar la música británica como “una de las mayores contribuciones del país a la cultura mundial”, y de la que el grupo es sin duda uno de los principales representantes.

Con la moneda se rinde homenaje a Queen por ser “una de las bandas más influyentes de su generación y porque sus clásicos atemporales siguen siendo disfrutados por millones de seguidores en todo el mundo”, un reconocimiento inimaginable para el guitarrista Brian May:.

Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon registraron a lo largo de una quincena de álbumes varias de las canciones más coreadas de todos los tiempos. ESPECIAL

“Cuando empezamos como Queen, incluso el primer peldaño de la escalera hacia el reconocimiento parecía remoto e inalcanzable”.

Queen dio un nuevo impulso al rock y, a finales de los años 70, eran ya la banda más influyente del género. Posición que reforzarían durante la siguiente década, ya convertidos en auténticos mitos, gracias a un buen número de canciones que  se habían alzado como himnos y con una espectacular puesta en escena, gracias al carismático Freddie Mercury.

“Me di cuenta de que mi interés era la música, todo lo que quería hacer era música, así que me dije: tengo que intentarlo como cantante”, explicaba Freddie Mercury, que poco después de su llegada a Londres desde Tanzania comenzó a estudiar arte y diseño gráfico en el Ealing College of Art.

En aquella escuela de arte de Londres está el origen de Queen: Mercury conoció ahí al cantante Tim Staffel, quien junto al guitarrista Brian May y el batería Roger Taylor, formaban la banda Smile; un grupo de hard rock psicodélico del que Mercury era gran seguidor y del que acabaría siendo su vocalista cuando Staffel abandonó la agrupación en abril de 1970.

“A Night at the Opera” (1975) fue su obra maestra, y “Bohemian Rhapsody”, primer sencillo del álbum, su mejor canción. ESPECIAL

UNA GRAN TRAYECTORIA

Por aquel entonces, Freddie, aún no usaba el apellido con el que se haría célebre y seguía siendo Bulsara, algo que cambió poco después, durante los primeros conciertos de la formación - que pasó a llamarse Queen a propuesta de Mercury - en el City Hall de la localidad de Truro el 27 de junio de 1970 y el 18 de julio en el Imperial College londinense, donde la banda ensayaba habitualmente.

Durante los primeros meses, por la agrupación  pasaron varios bajistas, hasta que finalmente John Deacon completó la formación definitiva de Queen en marzo de 1971.

Elegido como el nombre oficial de la banda, fue el propio Mercury quien diseñó el logotipo de Queen, que tiene cierta similitud en su composición con el del Reino Unido.

Su debut discográfico fue el álbum “Queen”, lanzado en julio de 1973, un disco con clara influencia del heavy metal y del rock progresivo y que recibió buenas críticas.

Sus conciertos, con el despliegue del carismático Mercury, cautivaron a cientos de miles de espectadores. Su actuación en el concierto benéfico Live Aids en 1985 es historia. ESPECIAL

¡VIVA EL ROCK!

Las ventas millonarias y los números 1 continuaron: “News of the World” (1977), “Jazz” (1978) y “The Game” (1980) consolidaron a Queen como la gran banda de rock de la época, en la que dejaron canciones como “We Will Rock You”, “We Are the Champions”, “Don’t Stop Me Now” o “Another One Bites the Dust”.

No hay un álbum de Queen que no contenga al menos una canción que se haya convertido en un clásico, como “Under Pressure” que grabaron junto a David Bowie para “Hot Space” (1982) o “Radio Ga Ga” y “I Want to Break Free”, del álbum ‘The Works’ (1984). Aunque el show de Queen ha continuado años después, el legado y la figura de Mercury permanecen. EFE

En abril de 1970 el cantante de la banda Smile abandonó el grupo que tenía junto a Brian May y Roger Taylor. Después, Un joven cambió el nombre del grupo y comenzó la leyenda: cinco años más tarde Queen era ya la banda más influyente del rock de la época