El cuarteto regiomontano visita nuestra ciudad por primera vez en su historia

Para el próximo 29 de noviembre, el cuarteto regiomontano Rabietta llega a nuestra ciudad por primera vez en su historia, el lugar elegido es el bar Underground, donde más de uno sin duda se dará cita para deleitarse con su música en una visita postergada por más de 25 años.

Hablar de la década de los 90 para el rock mexicano es sin duda hablar de toda una explosión de bandas que a la postre se volvierían clásicas, muchas otras se quedaron en el camino, pero otras, más alla del sueño mercadológico se han aferrado al rock and roll por el simple placer de hacerlo, en ello, claro está, también hay una cierta dosis de resistencia, de creer en la música como una valvula de escape, de protesta, de enojo, de rock an roll duro, directo y enojado, de ese que tanta falta le hace a las masas y en donde Rabietta, como hielo en el whisky, encaja de manera perfecta.

Con su génesis en el año de 1992, Rabietta comenzaría un largo andar en donde poco a poco se irían moldeando (y maleando) hasta llegar a una alineación consistente de la cual tres cuartas partes siguen en pie hoy en día, además de Alberto Guitérrez, bajista que abandonaría la agrupación apenas el año pasado.

Previo al despunte del movimiento conocido como la Avanzada Regia, Rabietta, con un sonido influenciado por bandas como Black Sabbath, el hard rock de los años 80 y el heavy metal en español,  había llegado a un apogeo musical, en donde si bien no lograrían despegar comercialmente, el reconocimiento del público, tocada tras tocada, les daría la razón a su propuesta y su creatividad, alternando en conciertos junto a El Tri de Alex Lora y volviéndose unos clásicos de la escena underground regiomontana.

Esto no es normal

De todo este andar, la banda entonces ya más que amarrada publicó en formato KCT su material “Esto no es normal”, el cual con más de un millar de copias vendidas dejaba en claro el interés del público por la propuesta de la agrupación.

Hasta ahí todo bien, sin embargo, un pausa más forzada que deseada a finales de la decada pondría fin a una primera etapa de la banda.

Ya entrados en pleno siglo 21, la banda regresó con más fuerza: en 2013 alternando junto a Rata Blanca (lo que repetirían este 2019) y Crazy Lazy.

Entre intermitencias. discusiones y cambios de integrantes para 2018 la banda vuelve por un tercer aire de manera más formal y comprometida y comparten escenario con Angeles del Infierno, desde entonces y hasta nuestros días, la alineación se conforma por Czar González en la voz; Héctor Guerrero en la guitarra; Danalú Herrera en el bajo y Xardiel Padilla en batería, alieneación que retoma sus compromisos en los escenarios, ya sea alternando junto a Stryper en el Auditorio Blackberry de la Ciudad de México el próximo 20 de febrero, o en el Escena de Monterrey el próximo 28 de diciembre.

Mientras tanto, la banda estará dejando todo en el escenario del bar Underground el próximo 29 de noviembre, una noche en donde la rabia, más que la nostalgia, saldará una cuenta pendiente.