Prescott fue sacado llorando en el “carrito de las desgracias” debido a la gravedad de la lesión. AP
El equipo de Texas perdió en pleno partido a su quarterback titular por una terrible lesión, ahora su futuro está en el aire

DALLAS.- El domingo, Cowboys de Dallas pasaban por un inicio de temporada de pesadilla y vio sus peores temores hechos realidad. En el tercer cuarto, el mariscal de campo Dak Prescott, sufrió una espantosa lesión en el tobillo. Si vieron la jugada, no la olvidarán en mucho tiempo. Si no vieron la jugada, considérense afortunados. Las lesiones son parte del fútbol americano, pero fue difícil no sentirse abrumado cuando un Dak Prescott en llanto fue sacado del campo.

Los Cowboys pusieron al suplente Andy Dalton, quien dirigió una serie tardía para preparar el gol de campo ganador en la victoria por 37-34 sobre los Giants. Los Cowboys están ahora en el primer lugar en la penosa NFC Este, pero lo que suceda en el futuro inmediato del equipo texano podría ir de muchas maneras diferentes.

 

¿QUÉ SUCEDIÓ?

Con Dallas ganando 24-23 en el tercer cuarto, los Cowboys llamaron un acarreo diseñado para el quarterback. Dak Prescott rompió un intento de tacleada y luego trató de alejar con su brazo al back defensivo de los Giants, Logan Ryan. Mientras Ryan arrastraba a Dak Prescott hacia abajo, el tobillo del mariscal de campo quedó atrapado debajo de Ryan. A menudo vemos a los jugadores sufrir esguinces de tobillo cuando sus tobillos quedan atrapados en ese tipo de ángulo, pero cuando Dak Prescott quedó en el suelo tras la tacleada, su pie estaba mirando en la dirección incorrecta.

No hubo nada malicioso en la tacleada o cualquier cosa que alguien pudiese haber hecho de manera realista para evitar la lesión. Los Cowboys usan a Dak Prescott como corredor en jugadas diseñadas, pero su carga de trabajo no es exagerada ni irracional. Había estado notablemente sano como profesional, ya que el jugador de 27 años de edad nunca había estado en el reporte de lesiones antes de lastimarse el domingo.

Oficialmente, los Cowboys anunciaron que Dak Prescott sufrió una fractura compuesta y dislocación de su tobillo derecho, lo que significa que el hueso penetró su piel como parte de la lesión. ESPN informaron que Dak Prescott se sometió a una cirugía en el tobillo el domingo por la noche, un procedimiento que transcurrió “muy bien” según las mismas fuentes. Es probable que su temporada haya terminado y los Cowboys lo colocarán en la lista de reservas de lesionados en algún momento de esta semana.

 

¿PODRÍA SER UNA LESIÓN QUE AMENACE SU CARRERA?

Por lo que se dice, Dak Prescott debería regresar. Aunque la lesión fue sin duda espantosa, los jugadores de todos los deportes han regresado de lesiones similares en el pasado y han continuado sus carreras. En el beisbol, Jason Kendall, Moises Alou y Robin Ventura regresaron de fracturas de tobillo compuestas y mantuvieron largas carreras. En basquetbol, vimos a Gordon Hayward, de los Celtics, dislocarse el tobillo y fracturarse la tibia, perderse una temporada completa y regresar al año siguiente.

Lo más importante es que hemos visto a jugadores de futbol americano superar esta lesión, incluyendo corredores. LeSean McCoy sufrió una fractura de tobillo compuesta en la preparatoria. A nivel profesional, Connor Barwin y Allen Hurns pudieron superar tobillos dislocados y regresar al deporte.

Te puede interesar

Dado que Alex Smith regresó al campo el día que Dak Prescott se lesionó, es natural intentar comparar la lesión de Dak Prescott con la del mariscal de campo de Washington. No son lo mismo. Smith sufrió una fractura de tibia y peroné y luego se enfrentó a una infección potencialmente mortal, lo que llevó a los médicos a realizar un total de 17 cirugías. No lo sabremos hasta que Dak Prescott deje el hospital y comience a rehabilitarse, pero la esperanza es que evitará infecciones u otras complicaciones después de la cirugía.

Nadie puede decir con certeza que Dak Prescott será el mismo jugador al regresar. Las lesiones de tobillo pueden causar serios problemas a los mariscales de campo. Aunque su lesión no es tan grave, tomemos a Jimmy Garoppolo como ejemplo. Cuando el mariscal de campo de los San Francisco 49ers sufrió un esguince de tobillo en la Semana 2, mencioné que los mariscales de campo que sufren esguinces de tobillo tienen el hábito de navegar sus lanzamientos cuando regresan, lo que lleva a pases flotados e intercepciones. Garoppolo regresó el domingo y completó siete de 17 pases para 77 yardas con dos intercepciones antes de ser enviado a la banca en el entretiempo.

¿CÓMO IMPACTA ESTO EN SU FUTURO CON LOS COWBOYS?

A corto plazo, nada cambia. Dak Prescott está jugando con la etiqueta franquicia, lo que le garantiza 31.4 millones de dólares para el 2020. Recaudará ese dinero incluso después de ser colocado en la reserva de lesionados. Como era el caso antes de la lesión, no tiene contrato después de la Semana 17, aunque Dallas tiene formas de mantenerlo cerca.

Las tres opciones de la franquicia sobre qué hacer con Dak Prescott tampoco han cambiado. Los Cowboys podrían dejarlo ir y entrar en la agencia libre sin restricciones. Si eso sucede, no obtendrían una compensación directa, aunque probablemente recibirían una selección compensatoria de tercera ronda en el draft del 2022 si no contratan un jugador igualmente caro en la agencia libre. También podrían firmarlo con una extensión de contrato, algo que intentaron y no pudieron hacer en las últimas dos temporadas bajas.

El resultado más probable tanto antes como después de la lesión es la tercera opción: una segunda etiqueta franquicia. Los Cowboys pueden ofrecerle a Dak Prescott otro contrato de un año, garantizándole al egresado de Mississippi State 37.7 millones para la temporada del 2021. La medida equivaldría a un aumento de 6.3 millones, pero con el tope salarial programado para caer de 198.2 millones en el 2020 a 175 millones como resultado del impacto en los ingresos locales, el equipo sentiría aún más la presión de una segunda etiqueta. Dak Prescott ocupa actualmente el 14.4 por ciento del espacio salarial de Dallas, pero estaría perfilado para impactar con algo más cercano al 18.9 por ciento el próximo año. Con un tope de 175 millones, 37.7 millones es el equivalente a pagarle a Dak Prescott algo cercano a 42.7 millones en el tope de este año.

Al mismo tiempo, una segunda etiqueta tendría sentido para ambos lados. Es posible que los Cowboys no quieran comprometerse con Dak Prescott a largo plazo hasta que vean que su titular ha recuperado la salud por completo.

Es posible que la lesión de Dak Prescott cambie su perspectiva y anime al quarterback veterano a tomar lo que sea que el equipo esté ofreciendo como parte del acuerdo más largo posible. Sin embargo, dado que ha apostado continuamente por sí mismo y ha ganado más de 31 millones en salario base solo este año, no sería sorpresivo si continúa por ese camino, incluso después de la lesión.