Foto: Luis Salcedo
Por su posición topográfica, el municipio padece el impacto ambiental de ambas ciudades y carece de equipos para la medición

Debido a la altura y a las direcciones del viento, en Ramos Arizpe se concentra parte de la contaminación de las capitales de Coahuila y Nuevo León, y actualmente el municipio no cuenta con equipo para medir la calidad del aire.

Santiago Barrios, Director del departamento de Calidad del Aire de la Secretaría de Medio Ambiente, indicó que el problema se agrava en temporada de frío por que los vientos de la época predominantemente viajan de norte a sur por lo cual pueden acumular contaminantes arrastrados de Monterrey y se suman a los adquiridos de Saltillo.

“Ramos recibe lo de Saltillo, al estar metros más abajo; el aire y la contaminación tienden a irse hacia allá. Ramos es un receptor de contaminantes, pero de Saltillo, no tanto de Monterrey, sobre todo en época de frío”.

Barrios indicó que tanto Saltillo como Ramos comparten la misma cuenca atmosférica que Monterrey, pero la diferencia de altura ayuda que no llegue a Saltillo.

Nos pueden llegar remanentes muy pequeños. Lo que sucede en cualquier parte del mundo tarde o temprano nos puede afectar, pero que tengamos una incidencia directa en la concentración de contaminantes debido a Monterrey no”, comentó Barrios Rosillo.

El investigador indicó que por la noche y madrugada han localizado picos de ozono, lo cual no es normal porque este contaminante normalmente se encuentra en el día.

“Lo llamamos ‘ozono transportado’ y sí es muy probable que venga de Monterrey pero no en concentraciones que superen ni siquiera los 50 puntos imeca”.

Ariel Jiménez Flores, titular de Medio Ambiente de Ramos Arizpe, confirmó lo informado por el director de Calidad del Aire.

“Hay una cuenca de aire que se genera desde Santa Catarina a Saltillodentro de esa cuenca está el municipio de Ramos Arizpe. Nosotros como municipio no tenemos el equipo para medir la calidad del aire, pero si el estado lo tiene debe ser cierto. Tenemos que medir, si no medimos no sabemos lo que tenemos que corregir, estamos trabajando con Secretaria de Medio Ambiente para que nos pasen índices y podamos corregir estos puntos”, indicó el funcionario.

Comentó que también buscan integrar los objetivos del programa Pro Aire, iniciativa federal y estatal que busca controlar la contaminación ambiental por medio de instrumentos de gestión de la calidad del aire que “establecen medidas y acciones a corto, mediano y largo plazo”, para prevenir y revertir las tendencias del deterioro de la calidad del aire.