Ante su público y contra su acérrimo rival, Rayados logró un título más de la Liga de Campeones de la Concacaf

Nico Sánchez cobró con frialdad una pena máxima al minuto 25 para abrir el marcador, mientras que André Gignac se mandó un golazo de tijera al 84’ para igualar los cartones y llenar de emoción el encuentro. Sin embargo, el resultado le alcanzó a los Rayados de Monterrey para vencer por global de 2-1 a los Tigres de la UANL y adueñarse de Final de la Concacaf Liga de Campeones, su cuarta corona de la competencia y el primer título en su nueva casa, el Estadio BBVA Bancomer.

EFE

La Pandilla, que llegó con ventaja a su casa tras vencer 1-0 en “El Volcán”, finalmente pudo festejar un campeonato ante su gente, en gran parte por la actuación del portero Marcelo Barovero, quien brilló con espectaculares lances, el más importante en un remate de cabeza de André Gignac para sacar la pelota del rincó inferior a su costado izquierdo, una postal que quedará para la historia.

El partido terminó emocionante gracias al gol de Gignac que le daba esperanza a los Tigres, sin embargo el tiempo se fue consumiendo hasta que llegó el silbatazo final y con él la fiesta de los Rayados.

Tigres seguirá buscando su primer título internacional, mientras que los Rayados se colocan entre los más ganadores del certamen; además, cobraron —en parte— revancha sobre los Felinos, quienes les arrebataron en casa una corona de Liga.

EFE