Por lo regular los primeros clientes además del combo gratis compraban otro adicional y se iban, solo uno que otro se quedaba a comerlo con n el restaurante. FRANCISCO MUÑIZ
A las 10:00 am, hora de su apertura la fila y daba vuelta al establecimiento, cada cupón incluía cuatro combos, intercambiable uno por semana

Saltillo.- Ni la contingencia sanitaria hizo que los saltillenses dejarán de aprovechar la promoción ante la apertura de un nuevo restaurante, en una hora agotaron los cien cupones que ofreció Church’s LEA a sus primeros clientes.

A las 10:00 am, hora de su apertura la fila y daba vuelta al establecimiento, cada cupón incluía cuatro combos, intercambiable uno por semana.

La primera fue Belén llegó entre las 6:40 y 7:00 am con otra persona, mientras que el resto de la gente llegó entre 8:00 a 8:30am.

Para las 10:00 am la fila ya le daba vuelta a las instalaciones del Church’s, cuando abrió sus puertas permitían el ingreso en grupos de seis comensales, todos con cubrebocas y en la entrada les tomaban la temperatura y aplicaban gel antibacterial.

FRANCISCO MUÑIZ

Afuera era donde la gente no respetaba la sana distancia y llevaban algunos incluso niños con ellos, aunque el establecimiento no permitía su ingreso.

Por lo regular los primeros clientes además del combo gratis compraban otro adicional y se iban, solo uno que otro se quedaba a comerlo con n el restaurante.

Finalmente, a las 11 am se agotaron los cuatro cupones para cuatro combos gratis y todavía quedaban como 20 personas afuera, algunos optaron por irse al acabarse los cupones y otros entraron a comprar.