"¿Dónde están?", es la pregunta que continúan haciendo a las autoridades | Foto: Orlando sifuentes
“Buscamos a Ayotzi y al resto”, mencionaron en un evento

A días de cumplirse los cinco años sin respuestas sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el colectivo de familiares de personas desaparecidas Fuundec/Fundem, realizó un evento donde recordaron cómo era la vida y los últimos días en que supieron noticias de sus hijos.

Rosa, Lourdes y Mireya, leyeron los nombres de los estudiantes del colectivo que encabezan, entre quienes mencionaron a Brandon Herrera, estudiante de primaria; José Humberto Alarcón estudiante del Centro de Atención Múltiple 31; Jonathan Michelle Maldonado, quien estudiaba estudiante de preparatoria; Antonio Verástegui Escobedo, quien estudiaba en el Tecnológico de Saltillo; Roy Rivera, quien estudiaba licenciatura; Rogelio Elizondo Estrada, quien estudiaba ingeniería mecánica; y María del Carmen Lozano, quien estudiaba preparatoria en Tamaulipas.

Todos de entre 8 y 21 años, fueron recordados como manifestación de una búsqueda incansable, como la que han emprendido miles de familias alrededor de toda la república.

“Estos son nuestros hijos desaparecidos. A todos nos faltan, todos somos familia y todos nos faltan. Hicimos hacer esta semblanza de los muchachos jóvenes desaparecidos, para relacionarlos con los jóvenes de Ayotzinapa que igual que a ellos los seguimos buscando”, expresó Juanita Castillo, miembro de Fuundec/Fundem.

También se incluyó en la lectura, la ausencia de Jaime César, hijo de Rosa García, y Luis Lauro y Jorge Arturo, quienes son hijos de Mireya Villarreal, y aunque no son estudiantes, las madres manifestaron que su silla en casa aún está vacía y sin respuestas.

Rosa García, recordó que antes del 6 de enero, fecha en que se vio por última vez a Jaime César, era un joven con anhelos y esperanzas, con un trabajo redituable en el estado Tejano, en la ciudad de Dallas.

“Él ya tenía 28 años, pero era Residente en Estados Unidos y en uno de los fines de año que iba a pasar con nosotros, de regreso a la Ciudad donde vivía, solamente llegó hasta Piedras Negras. Se emocionaba mucho cuando llegaba diciembre, porque iba a ver a toda su familia. Y ahora desde hace siete años y nueve meses, esos 24’s (navidades) ya no son igual”, expresó Rosa.

Mireya, narró cómo fue la noche en que Luis Lauro y Jorge Arturo fueron vistos por última vez, y arrebatados de la casa donde vivían, y donde se encontraba ella misma.

“Nos tiramos al piso, y después vino Jorge, lo agarraron del brazo, se lo entregaron a otro (mientras Luis Lauro ya estaba afuera) y hasta la fecha no he sabido nada de ellos. No busco nada más a mis hijos, los buscamos a todos, todos son nuestros familiares, todos los padres con hijos desaparecidos, todos sentimos el dolor”, expresó Mireya.

Esta fue una actividad donde las madres agradecieron la escucha, y la suma a la lucha que han emprendido por parte de otras personas de la sociedad civil, y entre el público, uno de los presentes les manifestó: “¡Ánimo, compañeras, no están solas”.

También para recordar los cinco años de la desaparición de los 43, el día de mañana, Fuundec/Fundem retomará las actividades con la proyección de “Gregorio por Nachman”, documental de Eduardo Nachman y Silvia Stinerman; película sobre las desapariciones y detenciones masivas de la dictadura argentina; y se proyectará a partir de las 18:00 horas en la Escuela de Ciencias Sociales donde al terminar sostendrán un diálogo con los presentes.