Foto: Luis Salcedo
Aplicará técnica europea que consiste en alimentar los pozos con líquido tratado, cuyo proceso ya se puso en práctica en la Ciudad de México

La paramunicipal Aguas de Saltillo explorará la llamada recarga artificial de los acuíferos en la Sierra de Zapalinamé y parte del área urbana de la ciudad, sin embargo, esto apenas comienza y se ha pedido un estudio para determinar si es factible, o no hacerlo en este territorio de poca lluvia.

Aguas de Saltillo (Agsal) lanzó la convocatoria para que se elabore un estudio hidrogeológico, para determinar la factibilidad de la recarga artificial del acuífero en la zona de captación Zapalinamé (sierra localizada al oriente de la ciudad), y en la zona de captación urbana de Saltillo.

Las propuestas, con base en la licitación nacional, la podrán hacer los interesados hasta el próximo día 20 de mayo de este año y el fallo se tiene programado para el 27 de mayo.

También, de acuerdo con la convocatoria, para este estudio se tiene previsto que una vez celebrados los contratos correspondientes, la paramunicipal pueda tener el documento que defina la factibilidad, con base en el estudio del suelo, si se puede o no infiltrar agua para recargar los mantos acuíferos de manera artificial.

Aunque la técnica de recarga artificial de los acuíferos es más utilizada en Europa, en los países en donde el periodo de lluvias dura poco, como en esta zona del Noreste de México, en este país apenas se empieza con la exploración de la técnica.

En el año 2017, el ex presidente Enrique Peña Nieto anunció un programa de recarga artificial de los acuíferos del Valle de México, en gran medida para evitar el hundimiento en la Ciudad de México.

El programa consistía en introducir agua tratada de las plantas Cerro de la Estrella y de Bosque de Chapultepec al subsuelo en el área de la Ciudad de México.

También en el Estado de México en 2017 se realizó un Taller de Recarga Artificial del Valle de México, en el cual se analizó desde el aspecto legal, metodología para determinar las zonas potenciales de recarga y un diagnóstico de la situación.

Algunos de los resultados del taller en el Estado de México fue que se requiere que las zonas sean permeables para tener pozos y estanques que puedan realizar la infiltración.

La disponibilidad de agua de recarga en el Estado de México era en su mayoría de agua tratada y se recomendó enviar a otro proceso de mejora de calidad antes de infiltrarla, y en el caso de la lluvia podría llegar de manera directa sin tratamiento previo.