ARCHIVO.
Los legisladores se olvidaron de consultar si el INSABI estaba cumpliendo con su cometido de pagar tanto medicamentos como consultas

Una reforma a la Ley de Salud de Coahuila aprobada el pasado viernes impactará de manera negativa a las finanzas de la Secretaría de Salud, porque se obliga a otorgar más servicios gratuitos, sin que hubiera un análisis previo del presupuesto.

A propuesta de la diputada del PRD, Claudia Ramírez Pineda, el pleno del Congreso del Estado, aprobó en sesión extraordinaria, que se excluya del cobro a ciertos grupos vulnerables, pero también amplió el catálogo de servicios de hospitales y centros de salud, que no podrán cobrarse.

En lo que va de la pandemia, los gobernadores de 10 entidades del país, incluido Coahuila, han manifestado su decisión de exigirle al Gobierno Federal el reintegro de los gastos de la pandemia, debido a que están utilizando recursos que le correspondía a otros servicios médicos.

El dictamen de la Comisión de Salud del Congreso Estatal señala que en el Presupuesto de Egresos de la Federación y de las entidades existe obligatoriedad tras la reforma constitucional que dio origen a la gratuidad de los servicios de salud en todo el país, tanto para atención médica, como para medicamentos.

Sin embargo, los legisladores se olvidaron de consultar si el INSABI estaba cumpliendo con su cometido de pagar tanto medicamentos como consultas de personas de grupos vulnerables a la Secretaría de Salud o a cualquier otro servicio de salud, público o privado.