Foto: Especial
La Ley marca que no deberían prolongarse más de tres días; buscarían nuevo sistema para agilizar retraso, pero demoraría un año más

El tortuguismo en el Registro Público de la Propiedad del Estado (RPP) se mantiene e incluso los trámites tardan hasta ocho meses, denunció Raúl Garza de la Peña, presidente de la Cámara de la Propiedad Inmobiliaria Coahuila Sureste.

El empresario sostuvo que las solicitudes del registro de propiedad de vivienda y edificios de la entidad siguen tardando, causando un perjuicio económico y de tiempo de los interesados de dichas propiedades.

Garza agregó que en el Artículo 111 de la Ley del Registro se establecen tiempos límite para entregar, los cuales son de tres días para los certificados de gravamen y seis días para los instrumentos, los cuales no se cumplen.

“Además ahí hay una excepción que dice que hay dentro del folio algún trámite anterior o sea una propiedad determinada, estos términos no son aplicables, pero la gran mayoría son de un solo tramite y se está incumpliendo con esta disposición, porque actualmente dura ocho meses”, dijo en entrevista.

El líder empresarial adelantó que Sergio Mier Campos, director del Instituto Registral y de Catastro del Estado, anunció que está por constituirse un nuevo sistema para agilizar el registro de títulos de propiedad, pero que esto llevará un año, con lo cual poco se contribuye para superar el problema del rezago de miles de peticiones de estudio y liberación de escrituras.

Incluso indicó que la semana pasada se licitó un nuevo Sistema para el Registro Público de la Propiedad, e incluso ya está por adjudicársele a la empresa ganadora, es la que desarrolló los sistemas en los estados de Tamaulipas y la Ciudad de México, con resultados positivos.

El empresario recordó que en el 2015, en esta dependencia se llegó a tener un rezago de cerca de 15 mil solicitudes de registro de escrituras de propiedades de vivienda y edificios, y a la fecha se disminuyó a 6 mil.

Sin embargo, ratificó que la burocracia administrativa prevalece en el Registro Público, afectando a los sectores económicos de la entidad.