Foto: Especial
La tendencia muestra que en el último año el flujo de remesas se ha incrementado, mientras en contraste, derivado de la pandemia de Covid-19, la llegada de turistas y las ventas de petróleo se han desplomado

Ciudad de México. Con un monto de 6 mil 471 millones de dólares durante el primer bimestre de 2021, las remesas comenzaron el año como la principal fuente de divisas del país, de acuerdo con datos oficiales.

Datos del Banco de México (BdeM) indican que el dinero que enviaron los mexicanos que trabajan en Estados Unidos durante los dos primeros meses del año superaron los 3 mil 583 millones de dólares de las exportaciones petroleras.

También estuvieron por encima de los mil 733 millones de dólares que gastaron turistas internacionales en los diferentes destinos mexicanos.

La tendencia muestra que en el último año el flujo de remesas se ha incrementado, mientras en contraste, derivado de la pandemia de Covid-19, la llegada de turistas y las ventas de petróleo se han desplomado.

Según el BdeM, el flujo de remesas del primer bimestre de 2021 registró un incremento de 20 por ciento respecto de los 5 mil 352 millones de dólares del mismo periodo de 2020.

En contraste, las exportaciones petroleras mexicanas de los dos primeros meses de este año muestran una caída de 7 por ciento al ser comparadas con los 3 mil 853 millones de dólares que se reportaron un año atrás.

En lo que se refiere al turismo, la derrama económica de los viajeros en el primer trimestre de 2021 representa un desplome de 62 por ciento frente a igual periodo del año pasado, cuando dejaron en el país 4 mil 640 millones de dólares.

De acuerdo con el Foro de Remesas del Centro de Estudios Monetarios de Latinoamérica, la fortaleza de los envíos al inicio del año se debe a que continúa avanzando la recuperación de empleo de mexicanos en Estados Unidos.

El organismo explicó que el ritmo de la actividad económica en EU propició nuevos avances del empleo de los trabajadores mexicanos migrantes, con lo que se atenuó la fuerte caída que había registrado como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

Ante este escenario, recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que prevé que las remesas crezcan 15 por ciento durante el primer trimestre de 2021.

En el arranque de año, los envíos de dinero que hacen los mexicanos que trabajan en EU contrasta con el de las exportaciones petroleras y el del turismo, sectores que han sido fuertemente afectados por el paso de la pandemia y que siguen sufriendo los estragos de la misma.

En el caso de las ventas de crudo mexicano a otros países, éstas siguen afectadas por la elevada oferta y la menor demanda, pues un año después de la pandemia aún existen restricciones de movilidad en varios países.

El turismo es uno de los sectores más dañados y afecta a México en particular debido a que es uno de los principales destinos turísticos del mundo. En el primer bimestre, según el BdeM, llegaron 3.5 millones de viajeros, 53 por ciento menos que los 7.5 millones de igual mes de 2020.

De acuerdo con Deloitte, antes de la pandemia el turismo estaba destinado a superar a las remesas como principal fuente de divisas, dado que desde su perspectiva los envíos de connacionales crecerían en promedio 1.3 por ciento al año, mientras que la derrama de turistas lo haría 10 por ciento anual.