Foto: Mayra Franco
Decenas de vendedores afuera de escuelas ‘alimentan’ con grasas, harinas y azúcares a la niñez de Saltillo

Definitivamente la campaña contra comida chatarra en los planteles educativos de nivel Básico en Coahuila está “reprobada”

Pese a que está prohibida la venta de este tipo de “botana” en las cooperativas de las instituciones, se exhiben productos nocivos a los estudiantes, aunado a ello, los vendedores ambulantes en el exterior de los planteles perjudican más la situación.

Según el Registro Nacional de Peso y Talla, para 2016 se indicó que el 37.4 por ciento de los niños coahuilenses entre 6 y 12 años de edad, sufre sobrepeso y obesidad, y esta cifra va en aumento por el alto consumo de chatarra por parte de los menores.

Al realizarse un recorrido por instituciones educativas de nivel Preescolar, Primaria y Secundaria de la capital del Estado, VANGUARDIA detectó que, aunque en algunas de las cooperativas hay alimentos sanos, en otros planteles continúa la venta de frituras y refrescos.

“No se ha podido quitar toda la comida chatarra, pero se está limitando, de acuerdo con los gramos que se deben de adquirir, tenemos dos años trabajando, solo se ha limitado, en las asignaturas de ciencias se le promueven los buenos hábitos alimenticios”, comentó el coordinador académico de la Secundaria Técnica Número 4, “Julio César Haro”.

Foto: Mayra Franco

Durante el último ciclo escolar la Asociación de Padres de Familia en el Estado lanzó recomendaciones al menos a 10 instituciones de nivel Básico de la Región Sureste del Estado, por reincidir con la venta de comida chatarra en sus cafeterías.

Wendy Valdés Coronado encargada del despacho de la AEPF, explicó que el llamado de atención se ha hecho cuando se percatan de la venta de artículos dañinos para los estudiantes, incluso se han removido los contratos a quienes incumplen con el reglamento de la escuela.

No obstante, en todos los centros educativos persisten los comerciantes que ofrecen a bajo costo bolsas de frituras —con crema y salsa— chicarrones de harina, cacahuates, elotes, fritos con queso y nachos, por mencionar los más comunes.

DIRECTORA DE PRIMARIA CULPA A AUTORIDADES

 

Los directivos que mantienen el régimen de la campaña contra la comida chatarra, se ven en la necesidad diaria de pedir que se retiren de las entradas o salidas de las escuelas, sin embargo, persiste la situación.

“En el puesto no podemos vender ni refrescos, ni aguas con mucha azúcar, vendemos cosas nutritivas, nos dieron un manual con el tipo de alimentos, a los vendedores se les pide se retiren, que se alejen de la escuela”, comentó Matilde Eliseo, directora de secundaria.

Lamentablemente los padres de familia no hacen mucho por ayudar a inculcar los buenos hábitos alimenticios.

 

Foto: Mayra Franco

Problema de peso

Coahuila continúa como uno de los estados con más altos índices de sobrepeso y obesidad infantil.

Datos recientes del Registro Nacional de Peso y Talla (RNPT), el 37.4 por ciento de niños de entre 6 y 12 años tienen problemas de sobrepeso y obesidad. 

El porcentaje se traduce en 107 mil 695 niños con estos problemas.
De ellos, 57 mil 976 (20.1%) tienen sobrepeso y 49 mil 719 (17.3%) son obesos.

37.4 de los niños  de entre 6 y 12 años tiene problemas de peso.

Preocupante

3 de cada 10 menores (de 5 a 11 años) padecen sobrepeso u obesidad.
4 de cada 10 adolescentres (entre 12 a 18 años) padece sobrepeso u obesidad.

Suman 107 mil los niños con problemas de peso.

57 mil 976 con sobrepeso.

49 mil 719 son obesos.

MÁS ‘GORDOS’

Campeche.
Yucatán.
Morelos.
Tamaulipas.
Nuevo León.
Coahuila.


Es el sustento de decenas de familias

Lidiet Mexicano

En la Escuela Primaria José R. Muñiz —colonia Bellavista— se da el caso donde una madre de familia es quien lleva la comida chatarra hasta las instalaciones educativas —en horario de salida—, obteniendo así sus ingresos para mantener a sus hijos.
Desde hace años, la madre soltera ha aplicado esta estrategia para mantener su economía y la de sus dos hijos. Aunque al principio, los padres de familia del plantel le apoyaron, al ver la afectación hacia los alumnos, por el consumo de chicharrones y demás frituras, comenzó el debate.

“La señora viene a la hora de salida, tiene a sus hijos aquí, está sola y así se apoya”, mencionó Rosa María García, ama de casa que critica la venta de comida chatarra en los menores.
Al cuestionar a la directora del plantel si había autorización, respondió: “Nosotros no podemos decir si venden o no venden, solo regulamos que se pongan poco lejos de la escuela, afuera no tenemos mucha injerencia”, responde.

La maestra puso énfasis en que las autoridades no hacen mucho por prevenir la situación, no ayudan a disminuir los índices de obesidad infantil que colocan a Coahuila en uno de los primeros lugares a nivel nacional.

FALTA DE EMPLEO, EL PRETEXTO DE VENDEDORES
Dentro de la investigación, los vendedores de alimentos chatarra rechazaron su responsabilidad por afectar a la salud de los ciudadanos, sobre todo de los menores y manifestaron la falta de empleo como principal factor que les obliga a salir a vender estos artículos cerca de las escuelas.

“Nos corren, pero tenemos que hacer la lucha, lo que hacemos es no ponernos en la mera entrada, hasta eso, esto es para pasarla, hay que pintar casas también, limpiar terrenos para sacar para la despensa”, mencionó José Roberto Mendivi.