AP/ El video de casi una hora de las cámaras corporales de dos oficiales muestra a la policía hablando con González en un parque
Mario González, de 26 años, dejó de respirar después de una pelea con la policía, que lo mantuvo inmovilizado durante más de cinco minutos, el 19 de abril en un parque de la ciudad de Alameda

La policía de la ciudad de Alameda, en el área de la bahía de San FranciscoCalifornia, difundió el martes por la noche las imágenes de las cámaras corporales de la policía que muestran a agentes inmovilizando a un hombre, de origen latino, durante un arresto que terminó con la muerte del hombre, en lo que la familia de la víctima consideró un uso excesivo de la fuerza.

Mario González, de 26 años, dejó de respirar después de una pelea con la policía, que lo mantuvo inmovilizado durante más de cinco minutos, el 19 de abril en un parque de la ciudad de Alameda.

Un comunicado de la policía dijo que González tuvo una emergencia médica después de que los agentes intentaron esposarlo, pero su familia afirma que fue asesinado por la policía que hizo un uso excesivo de la fuerza.

El video de casi una hora de las cámaras corporales de dos oficiales muestra a la policía hablando con González en un parque, después de responder a llamadas al 911, en las que parecía estar desorientado o borracho. González parece aturdido y lucha por responder las preguntas.

Cuando González no les muestra ninguna identificación, se ve en video a los agentes tratando de ponerle las manos detrás de la espalda para esposarlo, pero él se resiste y lo llevan al suelo.

Los oficiales le preguntan repetidamente su nombre completo y fecha de nacimiento incluso mientras lo tienen inmovilizado en el suelo.

“Vamos a cuidar de usted, está bien, vamos a cuidar de usted”, dice un oficial en el video. “Creo que hoy bebiste demasiado, ¿de acuerdo? Eso es todo”, dice el mismo oficial. Más tarde, agrega: “Mario, por favor, deja de pelear con nosotros”.

González, quien pesaba alrededor de 250 libras (113 kilogramos), se ve en el video gruñendo y gritando mientras se acuesta boca abajo sobre astillas de madera mientras los oficiales lo sujetan. Un oficial le pone un codo en el cuello y una rodilla en el hombro.

“Él está levantando todo el peso de mi cuerpo”, dice un oficial en un momento.

Un oficial también parece poner una rodilla en su espalda y la deja allí durante unos cuatro minutos mientras González jadea por aire y dice: “No hice nada, ¿de acuerdo?”

Las protestas de González parecen debilitarse y después de unos cinco minutos parece perder el conocimiento. Poco antes de que deje de respirar, un oficial le pregunta al otro: “¿Crees que podemos ponerlo de costado?”.

El otro responde: “No quiero perder lo que tengo, hombre”. Al parecer, en busca de tranquilidad, el primer oficial pregunta “¿no tiene peso en el pecho?”, luego repite !¡No! Sin peso … sin peso”.

“No reacciona”, dice un oficial. El video muestra a los policías volteando a González y realizando reanimación cardiopulmonar. Más tarde fue declarado muerto en un hospital.

El incidente ocurrió un día antes de que el exoficial de Minneapolis, Derek Chauvin, fuera declarado culpable de asesinato y homicidio involuntario por inmovilizar a George Floyd contra el pavimento con la rodilla en el cuello en un caso que desencadenó protestas mundiales, violencia y un reexamen furioso del racismo y la brutalidad policial en los Estados Unidos.

González tenía un hijo de 4 años y también era el principal cuidador de su hermano de 22 años, que tiene autismo, dijo su familia.

Está pendiente una autopsia para determinar la causa de su muerte, pero los familiares de González dijeron el martes a los reporteros que los oficiales eran los culpables, diciendo que intensificaron lo que debería haber sido un encuentro pacífico y menor con el hombre desarmado.

“La policía mató a mi hermano de la misma manera que mataron a George Floyd”, dijo su hermano, Gerardo González.

“Es un chico encantador. Era respetuoso, todo el tiempo. Rompieron a mi familia sin ningún motivo”, dijo la madre de Mario, Edith Arenales.

Alameda “está comprometida con la total transparencia y rendición de cuentas después de la muerte del señor González”, dijo el gobierno de la ciudad en un comunicado.

La muerte de González está siendo investigada por el Departamento del Sheriff del condado de Alameda, la oficina del fiscal de distrito del condado y un exfiscal de la ciudad de San Francisco contratado por la ciudad para liderar una investigación independiente, según el comunicado.

Los tres agentes implicados en el arresto fueron puestos en licencia pagada durante la investigación.