Manifestantes protestan contra las muertes de ballenas frente al hotel Costao do Santinho Resort, donde se celebra la sexagésima séptima reunión plenaria de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), en Florianópolis, Brasil
Dos Estados se abstuvieron en la votación, considerada como crucial para el futuro de la protección de las ballenas. Japón necesitaba una mayoría de tres cuartos para que su solicitud sea aprobada.

La Comisión Ballenera Internacional (CBI) rechazó hoy con una clara mayoría un pedido de Japón para levantar una moratoria a la caza comercial de ballenas y mantuvo en pie la prohibición vigente desde hace 32 años.

Los países miembros de la CBI descartaron con una contundente mayoría de 41 contra 27 votos la propuesta japonesa durante su reunión anual que termina hoy en Florianópolis, en el sur de Brasil.

La comitiva japonesa participa en la apertura de la sexagésima séptima reunión plenaria de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) en Florianópolis, Brasil. Foto: EFE

Dos Estados se abstuvieron en la votación, considerada como crucial para el futuro de la protección de las ballenas. Japón necesitaba una mayoría de tres cuartos para que su solicitud sea aprobada.

Organizaciones medioambientales que participaron en la reunión celebraron el "gran resultado".

"La propuesta de Japón en este año era altamente peligrosa y por eso estamos muy aliviados", señaló Sandra Altherr, del grupo Pro Wildlife. "El resultado hoy fue más que claro", celebró.

"La señal es clara y correcto: ni un palmo a los cazadores de ballenas", consideró Thilo Maack, de Greenpeace.

La iniciativa de Japón, una nación con una fuerte industria pesquera, había centrado las preocupaciones en la actual reunión de la CBI por la posibilidad de que acabara con la moratoria vigente desde 1986.

Pese a la veda, el país asiático es de los que más cazan ballenas en el mundo gracias a excepciones por "motivos científicos" contempladas en la actual normativa internacional.

La propuesta de Japón contó con el apoyo de Noruega e Islandia, también naciones con fuerte tradición pesquera, y de algunos países africanos, caribeños y del Pacífico sur.

Varios países latinoamericanos y la Unión Europea abogaron, en cambio, por la protección de ballenas.

El fracaso de Japón para volver a abrir formalemente la puerta a la caza comercial de cetáceos se había empezado a cristalizar el jueves, cuando la CBI aprobó la llamada "Declaración de Florianópolis", que ponía la protección de las ballenas en el centro de interés del foro.